Leopoldo Abadía, en Linares: «No hay que creer a quien da una fecha del fin de la crisis»

El gurú financiero aclara algunas de sus claves para acabar con la crisis que recoge en su obra 'La hora de los sensatos'

I. T.LINARES.
Leopoldo Abadía durante su intervención en los encuentros de la Cámara de Comercio. :: ENRIQUE/
Leopoldo Abadía durante su intervención en los encuentros de la Cámara de Comercio. :: ENRIQUE

Explicar de forma clara y contundente, con una gran carga de humor, los entresijos económicos que han provocado la crisis económica ha situado a Leopoldo Abadía en el punto de mira de quienes buscan respuestas a los problemas financieros. Ahora, dos años después de que su explicación de 'La Crisis Ninja', Abadía llega a Linares para dar paso «a la gente de la calle, la sensata» para poner soluciones sobre la mesa.

Fiel a su estilo, donde las cosas complicadas de trasladan al día a día de la economía diaria para entender los movimientos financieros a nivel mundial, el autor de la mejor explicación de la crisis en español, desgranó ante un abarrotado Teatro Cervantes de Linares los pasos necesarios para salir de la crisis. La gente me pregunta si nos hemos hundido pero claramente no lo hemos hecho ni lo haremos porque la gente es sensata y hay que serlo a nivel de estado», apuntaba Abadía.

Así, explicando las cosas «simples de manera simple», el gurú financiero apunta a varios elementos esenciales para sortear la actual situación: el optimismo para sacar el mejor partido de la situación; no distraerse en el cometido o la prudencia a la hora de invertir.

«No hay que creer a nadie que dé una fecha de cuando acabará la crisis, porque esto se acabará cuando Dios quiera», comentó entre risas, mientras apuntaba que sin conocer el tamaño real de la crisis sólo queda por apostar a unas medidas sensatas «que nadie ha dado hasta el momento».

Con su caracterizado discurso, que casi roza un monólogo humorístico más propio de un programa televisivo que de un experto economista, Leopoldo Abadía volvió a demostrar anoche en Linares que la economía mundial, lejos de tecnicismo y eufemismos, no deja de ser una economía familiar globalizada donde todos los pasos deben darse al unísono. «Un negocio basado en una base como las hipotecas subpryme, por muy poco que falle, siempre termina en un batacazo. En 2007 ya éramos unos pocos los que conocíamos esta situación y dudo que no lo supieran los estados», comentó.

De esta forma, con uno de los grandes nombres del panorama nacional a la hora de dar a conocer los motivos de la crisis y los pasos a seguir, la Cámara de Comercio de Linares ha inaugurado unas Jornadas Empresariales que buscan apoyar e impulsar la actividad de los empresarios, pero también de todos cuanto lo deseen, para superar la actual situación económica. Unas jornadas que se enmarcan dentro de las actuaciones con motivo del centenario de esta institución que, desde la pasada primavera, aprovecha esta onomástica para trabajar, reconocer y apoyar por quienes han favorecido el desarrollo económico de la ciudad.