El aceite baja de 1,70, se sitúa en mínimos y el sector se desespera

El miércoles se desplomó hasta 1,67 euros por kilogramo, muy cerca de los 1,59 euros que encendieron las alarmas en 2009

JORGE PASTORJAÉN.
Aceite almacenado en la bodega de una almazara. ::                             IDEAL/
Aceite almacenado en la bodega de una almazara. :: IDEAL

La historia se repite. Si hace algo más de un año, coincidiendo con la feria internacional Expoliva, el aceite se depreció hasta los 1,59 euros, ahora vamos nuevamente por mismo camino. Ojo al dato. Las cotizaciones medias del pasado miércoles fueron 1,67 euros. Es decir, nos encontramos tan sólo a ocho céntimos de aquellos alarmantes 1,59 euros. Es cierto que los promedios tienden a la baja porque el producto de menor categoría, el más abundante por las dificultades de recogida, está en 1,30 euros por kilogramo, pero también es igual de cierto que las otras calidades ya están fluctuando en mínimos del ejercicio. Anteayer, por ejemplo, el virgen extra estaba a 1,99 euros, el virgen a 1,76 y el lampante a 1,63. Pues bien, a pesar de ello, todavía estamos bastante lejos de los valores que implicarían la activación del almacenamiento privado -1,88, 1,70 y 1,52 para cada una de las tres calidades-.

La indignación en el 'frente olivarero' de Andalucía, la comunidad que aporta el 83 por ciento de la cosecha, es mayúscula. A pesar de ello, se descarta ya cualquier tipo de movilización hasta el próximo otoño, tal y como han confirmado dirigentes agrarios consultados por este periódico. Ahora, con la implicación de la Consejería de Agricultura, que recientemente pidió «trabajo» y «responsabilidad» la Ministerio para afrontar los problemas del sector, se está intentando demostrar que existe una 'perturbación grave del mercado', la segunda alternativa que recoge la OCM para poner en marcha la intervención. Éste fue el 'subterfugio' que utilizaron Italia, Grecia y Portugal en 2009.

A los defensores de esta segunda vía no le faltan argumentos. Se registran picos de demanda, una coyuntura que parece incompatible con los pírricos 1,67 euros que se pagan en origen. No hay precedentes de tanta salida de mercancía en abril. Las almazaras industriales y las cooperativas 'despacharon' 115.200 toneladas, lo que significa -oigan bien- un 31 por ciento más que la media de ese mes en las cuatro campañas anteriores, que se sitúa en 87.900 toneladas.

¿Quién consumió esas 115.200 toneladas? Pues España asumió 50.200 toneladas, mientras que las exportaciones representaron las 65.000 restantes. Nos hemos convertido en el gran almacén oleícola de Europa y del resto del mundo. Las recolecciones en el resto de países olivareros no cubren sus necesidades, lo que obliga a importar más oro verde 'made in Spain'.