La Virgen de los Remedios une a Ibros y Canena

Momento de la misa de hermanamiento.
/R.E.
Momento de la misa de hermanamiento. / R.E.

Estas dos localidades vecinas ya tienen a las hermandades unidas por el vínculo de la advocación mariana entorno a su virgen

RAFAEL ESPADASIBROS

Números vecinos de Ibros se dieron cita la tarde del viernes, 23 de agosto, en Canena para asistir a la culminación de los actos de hermanamiento de las hermandades de la Virgen de los Remedios de las villas de Canena e Ibros. A las nueve de la noche dio comienzo la Eucaristía. En el transcurso de la misa, la secretaria de la hermandad de Canena, María del Carmen Lorite, leyó el acta de constitución del hermanamiento de ambas hermandades que tuvo lugar el pasado diez de mayo en la parroquia de Ibros. Minutos más tarde, la presidenta de la hermandad de Ibros, Josefa Moreno Pantoja y la de Canena, Isabel María Torres Herrera, se intercambiaron en señal de gratitud y recuerdo, un cuadro con la imagen de la Virgen de los Remedios de cada localidad con alusión al acto de hermanamiento celebrado los días 10 de mayo en Ibros y 23 de agosto en Canena. De este modo, quedó culminado el acto protocolario que une a estas dos poblaciones vecinas por el vínculo de la advocación mariana a la Virgen de los Remedios.

El templo parroquial de La Concepción de Canena se llenó completamente en el séptimo día de novena en honor a la Virgen de los Remedios dentro de las fiestas patronales que se están celebrando en la localidad. Hoy además finaliza la novena y la imagen del la Virgen de los Remedios será sacada desde el templo parroquial en procesión hasta su Ermita, donde permanece todo el año. Miembros de las juntas de gobierno y hermanos mayores de ambas hermandades y numerosos fieles, de Ibros y de Canena, asistieron con jubilo a esta celebración. La santa misa estuvo amenizada por el coro rociero 'Aires ibreños'.

Al finalizar la ceremonia religiosa, en la plaza de la Iglesia, la hermandad de Canena obsequió a cuantos asistieron a la ceremonia con dulces típicos, pastelitos, pericones y «tinto de verano». Los vecinos de Ibros regresaron en su mayoría en un autobús que la hermandad de la Remediadora había puesto para la ocasión.

La unión de ambas hermandades quedara simbolizada por el banderín que compartirán durante el año. Durante los meses de enero a junio estará en la Casa de la Hermandad de Ibros y de julio a diciembre en la sede de Canena y será portado en las procesiones que ambas hermandades celebren. Asimismo, se comprometen ambas hermandades a participar un día de la Novena en honor a la Virgen de los Remedios que se celebra durante el mes de mayo en Ibros y en el mes de agosto en Canena.