El transfer de la Autovía del Olivar, en Baeza, desaparecerá al final del verano

Grieta aparecida en la A-316./IDEAL
Grieta aparecida en la A-316. / IDEAL

La obra, que se desarrolla bajo la calzada, en el sentido Jaén, está ejecutada ya al 60% y la Junta confía en que esté terminada para esa fecha

LORENA CÁDIZBAEZA

Casi llegando a la entrada de Baeza, por la Autovía del Olivar, los conductores tienen que frenar y miran sorprendidos como los cuatro carriles de la autovía se convierten en dos. Sorprendidos porque todo se debe a unas obras que a simple vista no se perciben. Sobre el arcén de la autovía suele haber una máquina. Poco más. Y tampoco se ven trabajadores. Cuatro kilómetros de transfer, con las correspondientes molestias que supone, por unas obras que está debajo, en el talud. Ahí es donde se está actuando y no está siendo una intervención nada fácil.

Las obras comenzaron en el mes de abril por parte de la Junta de Andalucía y fueron declaradas de emergencia con la intención de solventar, con la mayor celeridad posible, los daños que habían provocado las fuertes lluvias del invierno y de las primeras semanas de la primavera.

Ahora, el delegado de Fomento de la Junta de Andalucía, José Manuel Higueras, anuncia que los trabajos están ya al 60 por ciento y que antes de que termine el verano estarán terminadas y por tanto ya no habrá más transfer y los vehículos podrán circular por la zona con total normalidad.

Hay que recordar que las lluvias provocaron grietas y fisuras en el firme, a la altura del kilómetro 14,4, así como un desnivel de hasta 26 centímetros. Para reparar los daños y evitar nuevos deslizamientos en esta A-316, la solución en la que se trabaja consiste en la ejecución de una pantalla de pilotes situada a pie de terraplén y la estabilización del terraplén mediante inyecciones de cemento a presión.

También incluye el sellado del marco de la obra de drenaje transversal, nivelación y adecuación de la cuneta exterior, reparación y reposición de las capas de firme dañadas por el deslizamiento, reforzando la impermeabilización del núcleo del terraplén.

Junto a esta actuación en la Autovía del Olivar, que tiene un presupuesto de 400.000 euros, la Consejería está realizando otras obras de emergencia en varios puntos de la red viaria de la provincia afectados por temporales de los pasados marzo y abril.

Trabaja en la A-6050, en Castillo de Locubín, y en la A-305, en el término municipal de Porcuna, en ambos casos con puentes dañados; a los que se unen afecciones también en la A-315, en Quesada, y otra carretera Aldeaquemada.

Porcuna

Precisamente está previsto que el consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, visite el lunes las obras que se llevan a cabo en Porcuna, que comenzaron hace unas semanas y que tienen un plazo de ejecución previsto de 6 meses y un presupuesto de 208.000 euros. En este caso las lluvias dañaron los pilares del puente sobre el arroyo Salado, en el tramo que une Porcuna con la localidad cordobesa de Valenzuela.

Este puente de mampostería, situado en el término municipal de Porcuna, vio cómo las corrientes de agua descalzaban un pilar de su estructura, originando grandes grietas debajo del tablero de la carretera, lo que ha obligado al cierre de la misma.

La primera medida en estas obras fue apuntalar la estructura afectada para que las grietas no avanzaran y evitar que el puente se viniera abajo. Y acto seguido, restaurar la base sobre la que se asienta la estructura y proceder a la restauración total del puente.

Según explicó el alcalde de la localidad, Miguel Moreno, los pilares del puente del arroyo Salado ya tenían alguna afección con anterioridad y las copiosas lluvias terminaron por socavar la base.

La carretera A-305 conecta los municipios de Andújar, Arjona, Porcuna, Valenzuela y Baena. Ahora los conductores tienen que dar un rodeo.

Fotos

Vídeos