Tensión por el precio del aceite de oliva, que sigue sin levantar cabeza

Tensión por el precio del aceite de oliva, que sigue sin levantar cabeza

Presión entre los compradores, que reducen sus salidas al mercado, y las almazaras, que aguantan existencias para aumentar precios

M. Á. C.

El precio del aceite bajó durante la pasada semana y las ventas se redujeron notablemente. Según los datos del sistema Poolred, la media a la que bajó el zumo de aceituna fue de diez céntimos por kilo en origen, aunque en esta cifra se debe tener en cuenta, subraya Asaja Jaén, que «se contabilizaron aceites de calidad inferior (por debajo del lampante) que salieron al mercado a bajos precios». Así, el virgen extra se vendió la semana pasada a 2,604 euros por kilo en origen; el virgen a 2,338 y el lampante a 2,104. En cualquier caso, a un 30% menos que hace un año, un euro menos el kilo. Y todo en un contexto en el que se espera que haya menos aceite en los países mediterráneos y, por ende, más compradores tocando a las puertas de las almazaras españolas para surtirse de producto.

Sin embargo, las salidas al mercado, según recoge Poolred, fueron tres veces menores a las de la semana anterior, con apenas 65. La explicación radicaría en cierta tensión tensión entre los compradores, que ante la cantidad de producto (siempre se reducen las cotizaciones por estas fechas con las reservas altas al acabar la campaña), están minimizando en lo posible sus salidas al mercado para tratar de forzar aún más un descenso de los precios en origen, y las almazaras y productores, que aguantan sus existencias para aumentar el montante recibido por su 'oro líquido', siguiendo el consejo de asociaciones agrarias como Coag-Jaén. Esta ha hecho varios llamamientos en las últimas semanas al sector y a la venta ordinaria de aceite por las cooperativas para que no se venda a precios por debajo de la rentabilidad, «especialmente, porque no se dan las circunstancias para ello». Por un lado, la producción será menor a la prevista, debido al bajo rendimiento del fruto en Jaén y otras provincias y, por otro, el menor volumen de aceite que se espera a nivel internacional, con cosechas incluso un 50% menores en países como Italia. Salvo España, el resto de principales productores, como Grecia o Túnez, también tendrán menos. Por ello, Coag pide a los profesionales del sector que sean responsables y no se dejen llevar por «estrategias comerciales especulativas e injustificadas». En la actual coyuntura la ley oferta-demanda indica que los precios tendrían que mantenerse por encima de los costes de producción, ya que el incremento de aceite previsto en España no conseguirá compensar la caída de producción en el resto del mundo.

El valor del virgen extra no estaba tan bajo desde julio de 2014, cuando se encontraba a 2,39 euros el kilo en origen. Desde entonces se produjo una tendencia de subida de las cotizaciones hasta superar los 4,2 euros en agosto de 2015. A partir de esta cotización, con fluctuaciones, se mantuvo encima de los tres euros, hasta que el mayo pasado el virgen extra bajó de esa cantidad.

Cooperativas piden más control de las importaciones

La asociación de cooperativas ES Andalucía pidió ayer un mayor control de las importaciones de aceite de oliva en España para evitar «operaciones fraudulentas».En un comunicado esta asociación alega que algunas informaciones calculan que alrededor de un 37% de las exportaciones de aceite de oliva llevadas a cabo por Turquía en los últimos meses tenían por destino España y advierten de la posibilidad de que «esté intentando vender de forma fraudulenta parte del aceite de oliva saqueado a los kurdos en la ciudad siria de Afrin y su entorno», entre otras irregularidades.