Seis municipios jienenses pierden concejales para las elecciones de dentro de cuatro meses

Vista general de Chiclana de Segura y del amplio territorio que se divisa desde la localidad. /
Vista general de Chiclana de Segura y del amplio territorio que se divisa desde la localidad.

Otros 15 están cerca ante el descenso general de población en la provincia, a diferencia de La Guardia que está a 35 habitantes de ganar dos ediles

JOSÉ M. LIÉBANA JAÉN.

La provincia jienense sigue perdiendo población y, por tanto, también representantes de los ciudadanos en las instituciones. En el caso de las elecciones locales del próximo mes de mayo, seis son esta vez los municipios que elegirán menos concejales que hace cuatro años: Chiclana de Segura, La Iruela, Iznatoraf, Noalejo, Santa Elena y Villardompardo. Noalejo baja de los 2.000 habitantes empadronados y, en consecuencia, tendrá 9 y no 11 concejales en el próximo mandato municipal, mientras que los cinco pueblos restantes pierden los mil habitantes y cada uno tendrá 7 concejales.

Por tanto, la provincia perderá 12 concejales, ya que tampoco ninguno de los pocos municipios que ha incrementado su población en este cuatrienio lo hace de forma suficiente. El que más sube y queda más cerca es La Guardia, que pasa de 4.747 a 4.965 habitantes, a tan solo 35 de alcanzar los 5.000 y pasar de tramo. Algo que puede ocurrir dentro de cuatro años, pasando su corporación de los 11 concejales que tiene ahora mismo a 13.

En los anteriores comicios, la provincia perdió 14 concejales pues fueron siete los municipios que bajaron de un tramo a otro: Campillo de Arenas, Cabra del Santo Cristo, Canena, Orcera, Segura de la Sierra, Navas de San Juan y Poco Alcón.

Estos son los datos de la revisión del padrón municipal, hechos públicos la semana pasada y correspondientes a enero de 2018 -los últimos oficiales- , comparados con los datos del padrón de enero de 2014, los últimos antes de las elecciones de mayo de 2015. No obstante, como señala el INE, son datos provisionales, si bien suele haber pocos cambios, y será en los próximos meses cuando el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas publique en el BOP el censo electoral definitivo de cada municipio.

Por tramos

Además de las seis localidades que verán reducida su corporación municipal dentro de cuatro meses, otras 15 están más o menos cerca de hacerlo, de continuar la pérdida generalizada de población en la provincia. Es el caso, sobre todo, de Albanchez de Mágina, con 1.027 personas empadronadas en la última revisión. Algo más lejos quedan Alcalá la Real, 21.708 habitantes, pues si baja de los 20.000 perdería cuatro concejales, pasando de 21 a 17; los mismos que Alcaudete (10.558) y Villacarrillo (10.795), que de bajar de los 10.000 pasaría de 17 a 13 ediles; Beas de Segura (5.191), Peal de Becerro (5.277) y Quesada (5.303) que de quedar por debajo los 5.000 perdería dos y elegiría a 11 en lugar de los 13 actuales; Jabalquinto (2.070), Puente de Génave (2.179), Santo Tomé (2.154) y Siles (2.262) también perderían dos de bajar de la barrera de los 2.000 habitantes, pasando de 11 a 9 ediles; Sorihuela del Guadalimar (1.124), que de bajar de los 1.000 elegiría a siete, e Hinojares, con 335 empadronados, que de bajar de los 250 solo tendría cinco concejales.

Área Metropolitana

La capital jienense ha perdido en este último cuatrienio cerca de 2.500 habitantes, pasando de 115.837 a 113.457, aunque lejos de la barrera de los 100.000 empadronados, que le haría bajar de los 27 a los 25 concejales. Su área metropolitana tampoco se libra del todo de este descenso. Torredonjimeno, Torredonjimeno o Los Villares también perdieron población respecto a 2017, aunque el municipio villariego subió en 44 habitantes respecto a las anteriores elecciones.

Mancha Real, por su parte, subió en el último año, pasando de 11.265 vecinos empadronados a 11.322, aunque en el cómputo del cuatrienio se mantuvo igual (perdió solo dos); mientras que La Guardia de Jaén es el que más sube, 4.965 habitantes frente a los 4.747 de hace cuatro años.