La provincia registra dos robos en viviendas y once hurtos por día

El propietario de una vivienda muestra cómo dejaron la casa los ladrones, en una imagen de archivo. /IDEAL
El propietario de una vivienda muestra cómo dejaron la casa los ladrones, en una imagen de archivo. / IDEAL

De enero a junio de este año se han producido 343 robos con fuerza en domicilios, un 5,5% menos que en el mismo periodo de 2017

LAURA VELASCOJAÉNJOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

La última noticia relacionada con robos se remonta al pasado jueves, 30 de agosto, cuando la Policía Nacional informó de la detención de tres menores que presuntamente habían asaltado dos viviendas colindantes en Jaén mediante el procedimiento del escalo, trepando por la fachada de una de las viviendas hasta llegar a un balcón por donde se introdujeron. Al realizar una inspección ocular de una de las viviendas, los agentes se encontraron todo revuelto y un cristal roto.

Unos días antes, el juzgado de Instrucción 1 de Jaén dejó en libertad con cargos a un hombre con numerosos antecedentes por robos en Jaén. Los cargos que le imputó la Policía eran por un supuesto delito de robo con fuerza en domicilio. Sin embargo, un detalle jurídico hizo que la autoridad judicial se replantease la situación: no queda claro si en el último robo forzó una ventana o se la encontró abierta y pudo aprovechar esta circunstancia para apropiarse de diversos objetos. El matiz es la diferencia entre un robo y un hurto. El caso sigue instruyéndose y será objeto de juicio en los próximos meses.

Son dos de los últimos casos relacionados con robos en la provincia, dos de las decenas de ellos que se producen. Según los datos del Ministerio del Interior, de enero a junio de este año se han producido 343 robos con fuerza en domicilios, un 5,5% menos que en el mismo periodo de 2017, cuando fueron 363, 20 más. Así, en la provincia se producen en torno a dos robos por día en los domicilios.

Si atendemos a los hurtos, mientras que en este año se han producido 1.989, en 2017 fueron 1.978 los registrados en dicho periodo, por lo que han aumentado en un 0,6%. En este caso, la estadística empeora: en la provincia se registran cerca de 11 hurtos diarios.

Viviendas vacías

Los delincuentes prefieren recurrir a las viviendas vacías para robar y por ello las vacaciones de verano se suelen convertir en una oportunidad propicia para asaltar pisos. El Ministerio del Interior puso en marcha en 2013 una campaña especial para tratar de frenar la ola de robos en viviendas que desató la alarma social en distintas provincias españolas. Los responsables de la Policía y de la Guardia Civil aconsejaron la necesidad de diseñar un plan de choque contra esta variedad delictiva.

«Cuando son robos aislados, que no se repiten por la misma zona y con el mismo 'modus operandi', es muy difícil descubrir quién suele estar detrás de ellos. Otra cosa bien distinta es cuando se detectan mucho robos en poco tiempo en un área muy concreta, entonces por lo general sabemos que son bandas que están actuando por la zona y se pone toda la carne en el asador para ir a por ellos. Son delitos que suelen generar mucha alarma social, porque están violando los refugios más íntimos de las personas, sus propias casas», advierte un guardia civil consultado por este periódico.

Joyas o dinero son los principales botines de los ladrones que asaltan viviendas

Los investigadores han detectado modalidades delictivas cada vez más sofisticadas entre los ladrones de viviendas que ya no se limitan al escalo, acceso a la casa por la fachada trepando como se puede por ventanas o muros, o el clásico resbalón consistente en la introducción de una fina lámina de plástico para hacer el pestillo de la cerradura, técnica que solo sirve cuando la llave no está echada.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado casos de 'bumping' (abrir el cilindro mediante una llave tipo 'bump', sin dejar ningún tipo de huella). En el caso del 'bumping', los especialistas suelen ser de Europa del Este.

Fotos

Vídeos