Muere atropellado otro lince ibérico en el Jándula

Lince ibérico encontrado ayer atropellado en la carretera del pantano del Jándula a los Pinos. /Jesús Sánchez
Lince ibérico encontrado ayer atropellado en la carretera del pantano del Jándula a los Pinos. / Jesús Sánchez

Es el séptimo ya en lo que va de año en la provincia de Jaén, un cachorro de solo cuatro meses nacido en libertad; su madre, con otras dos crías, se salvó

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

Otro lince ibérico muerto en Jaén. Esta vez en la carretera del Jándula, en Andújar, y todo indica a que nuevamente atropellado. Es el séptimo muerto por esta causa en la provincia de Jaén en lo que va de año. Su cadáver, que presentaba un fuerte golpe en la cabeza y yacía sobre el asfalto, fue ayer trasladado a Málaga donde hoy se le realizará la autopsia para concretar las causas del óbito.

Se trata de un cachorro de cuatro meses nacido en libertad y que se hallaba comiendo por la zona. La madre iba con otro cachorro justo al lado, según informó ayer el delegado de Medio Ambiente en Jaén, Juan Eugenio Ortega a este periódico. Ortega vio el cadáver 'in situ', cuando se dirigía a Marmolejo junto a técnicos para inspeccionar el incendio controlado ayer en Marmolejo.

El suceso tuvo lugar en la carretera que va del pantano del Jándula a los Pinos, en la finca Los Escoriales. «Es una de las zonas de las originarias del lince ibérico. Es una parcela particular, pero su dueña está muy concienciada, no se caza y muchas reses y muchos linces», explicó Ortega, que lamentó el fallecimiento y la cifra de ejemplares fallecidos ya en lo que va de año. El último atropello había tenido lugar hace pocas semanas, el 25 de julio, en Vilches. También en el municipio vilcheño se halló otro cadáver el día 14. En lo que va de año, además de los de Vilches, se han detectado linces atropellados en el kilómetro 265 de la A-4 a la altura de La Carolina, en la A-4 a su paso por Bailén y en la A-316 en Torredelcampo). Todas en zonas de expansión lincera.

Junto a los siete linces fallecidos en la provincia de Jaén este año, otro ha muerto en Almonte (Huelva) y en Córdoba; dos más en la provincia de Ciudad Real y otro en Badajoz. Hasta 58 ejemplares murieron el año pasado en España, 41 en Andalucía, el año pasado (una decena en Jaén): el 60 por ciento atropellados (31 y 18, respectivamente) e incluso algunos tiroteados, como ocurrió precisamente en Vilches.

A pesar de ello, el autóctono felino no solo sobrevive sino que se expande, gracias a la labor del proyecto Life+Iberlince «Recuperación de la distribución histórica del lince ibérico en España y Portugal». Más de doscientos linces se han liberado desde 2006.

Hay más y en más sitios

«En la A-4 no teníamos atropellos, no habíamos pensado que llegaran ahí, pero ahora mismo los hay a un lado y a otro de la autovía, entre Bailén y Andújar», llegó a explicar Miguel Ángel Simón, director del proyecto. «En ese tramo nada más ha habido seis atropellos. Eso no es soportable. No se puede admitir de ninguna manera. Estamos hablando con el Ministerio de Fomento para que hagan un paso (de fauna, su coste ronda el millón de euros) pero los trámites son muy complicados, para cualquier convenio. Hasta el consejo de ministros tuvo que aprobarlo. Hace falta más agilidad. Cuando empezamos en 2002 había 90 y ahora hay 54 7 según el censo que acabamos de hacer (más de la mitad en la provincia de Jaén, 400 en Andalucía). Y luego claro, la superficie de presencia, en 2002 era de 150 kilómetros cuadrados, ahora probablemente haya unos 2.100 o 2.200 kilómetros cuadrados. En Andújar donde había linces solo había una carretera, la que sube a la Virgen de la Cabeza. Hoy se han extendido y han llegado a otras» zonas como Vilches.

«El problema es que ahora también tenemos Portugal, Extremadura y Castilla La Mancha, no solo Andalucía. En Castilla La Mancha hemos tenido en 2017 nueve atropellos, en un sitio donde empezamos a soltar linces en 2014. Relativamente hay muy pocos y ha habido muchos atropellos. Eso sube las estadísticas. Luego ha habido tres en Extremadura y otro Portugal, más los de Andalucía dices el número así y es una pasada. Pero está distribuido en mucho espacio y hay que ponerlo en contexto, hay más atropellos porque hay más linces y abarcan más territorio», subraya.

Pese a todo, desde que están los proyectos de repoblación el lince ibérico ha pasado de los 94 ejemplares en 2002 a los 593 individuos en la Península Ibérica en 2017.

Fotos

Vídeos