El Gobierno no contempla un plan especial de empleo para Jaén, pero sí uno para Andalucía

Catalina Madueño, Magdalena Valerio, Lola Marín, Sánchez Haro y María de la Paz del Moral./POVEDA
Catalina Madueño, Magdalena Valerio, Lola Marín, Sánchez Haro y María de la Paz del Moral. / POVEDA

La ministra Valerio explica que las medidas autonómicas están aún en fase «embrionaria» y que no hay previsto ningún plan provincial

J. E. POVEDABaeza

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, aseguró ayer en Baeza que el plan de empleo para Andalucía que el presidente Pedro Sánchez prometió junto a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en su reunión del mes de julio, «está todavía en fase embrionaria». La ministra, a preguntas de los periodistas, se refirió siempre a un plan de empleo para Andalucía, pero sin provincializar y sin referencias expresas a Jaén, tal y como lleva años exigiendo el PSOE provincial al ejecutivo central.

La ministra Valerio explicó a IDEAL que ese plan de empleo andaluz del que hablaron Sánchez y Díaz podría incluir medidas que pongan el acento en determinados sectores o sobre algunas situaciones concretas, aunque no se contempla de momento un plan provincial de empleo para Jaén, según recalcó, porque no se habló del mismo en la reunión entre los presidentes nacional y autonómico donde se pactó el plan andaluz. Al respecto citó su experiencia previa en una iniciativa similar como consejera de Empleo de la comunidad de Castilla-La Mancha.

Magdalena Valerio inauguró ayer un curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), donde a preguntas de los periodistas recordó que en la reunión de julio, el presidente ya habló con Susana Díaz de «la posibilidad de un plan de empleo» y están «trabajando en ello», aunque no puede «anticipar nada porque está en una fase embrionaria».

«Estamos ahora con todo el tema de los presupuestos del Estado del 2019 y tenemos que ver qué margen de maniobra tenemos, pero en estos momentos existe un plan especial en Canarias y estamos estudiando, es un compromiso del presidente del Gobierno con la presidenta de la Junta, de trabajar en la línea de un plan especial de empleo para Andalucía», aseguró.

Con el plan de empleo para Andalucía, según se explicó hace un mes desde el Ejecutivo central el 23 de julio, se pretende dar un impulso decisivo a la creación de puestos de trabajo en la región, donde la tasa de paro ronda el 25%, ocho puntos porcentuales por encima de la media de España y el paro juvenil es del 48 %, doce puntos superior a la media.

La tercera de España

Los datos de desempleo en la provincia son desde que estalló la crisis de emergencia social. Según la última EPA tasa de paro es del 24,70%, 69.500 personas. Aunque no encabeza la lista en España, como en años anteriores (30,37% en 2017), superada por Cádiz y Córdoba en Andalucía, se sitúa 1,61 puntos por encima de la media andaluza (23,09%), y 9,42 puntos por encima de la media nacional (15,28%), y es la sexta más alta a nivel estatal. Linares figura de forma recurrente en cabeza del ranking nacional de ciudades con más paro de España.

Desde hace años el PSOE de Jaén ha venido reclamando un plan especial de empleo para la provincia de Jaén, y mantuvo esta reivindicación frente al ejecutivo de Mariano Rajoy de forma recurrente especialmente en épocas de aceituna, dándole a su reclamación un matiz eminentemente rural. Esta petición se trasladó en varias ocasiones desde la ejecutiva provincial al grupo de parlamentarios socialistas jienenses, insistiendo especialmente en conseguir medidas extraordinarias destinadas específicamente para las mujeres y los jóvenes del medio rural.

Tras el anuncio de los presidentes nacional y autonómico en el mes de julio, el PSOE jienense destacó el compromiso del Gobierno de España «para impulsar un plan especial de empleo en Andalucía el próximo año, una excelente noticia que viene a cumplir una reivindicación de esta tierra en los últimos tiempos», pero sin hacer ya la menor mención al matiz provincial que le venía dando a las medidas extraordinarias que se le reclamaban al ejecutivo anterior.

La situación del mercado laboral en la provincia es uno de los argumentos que se han puesto sobre la mesa para reclamar al gobierno una Inversión Territorial Integrada, ITI. Es ya recurrente cada vez que se hacen públicos datos de desempleo el lamento de sindicatos y patronal sobre los males propios del mercado laboral jienense: altísima precariedad, gran estacionalidad y dependencia del monocultivo del olivar, pérdida de industrias, expulsión de las mujeres y los jóvenes del mercado laboral y en los últimos años empobrecimiento de las condiciones de contratación.

Poco y malo

Un estudio de Comisiones Obreras con los datos de la Agencia Tributaria revela las bajísimas rentas del trabajo medias en la provincia, con el resultado de que un sueldo medio en Jaén es la mitad que en Madrid (las más altas, donde se rondan los 25.000 euros). Más de seis de cada diez asalariados jienenses no llega a mileurista. De hecho, según los datos de CC OO, la mitad de los trabajadores por cuenta ajena de la provincia declara a hacienda ingresos por debajo de los 660 euros mensuales. Y cuatro de cada diez (39 por ciento) está incluso por debajo de los 327 euros. La media andaluza es de 14.868 euros, y las de la provincia de Sevilla (las más elevadas de la comunidad), superan por poco los 16.000 euros anuales.

En algunos sectores se llega a situaciones surrealistas. Un peón del metal de Navarra, cuya retribución es de 12,5 euros por hora trabajada, supera en sueldo a un ingeniero de Jaén (que percibe 11,27 euros), Cáceres (10,57 euros), Cuenca (10,78 euros) o Lérida (10,46 euros), según un informe sobre la «Negociación Colectiva en la Industria del Metal en 2017» elaborado por la patronal Confemetal.

La EPA del segundo trimestre publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) arroja para la provincia 4.800 desempleados más que el trimestre anterior (64.700), aunque 22.700 menos que justo hace doce meses (92.200). Todo ello, en un mercado laboral marcado por la temporalidad, los bajos salarios y la precariedad, gran dependiente de las campañas temporeras, especialmente del campo y los servicios y donde se repite la desigualdad: Las mujeres trabajan un 25% menos, 90.600 mujeres ocupadas frente a los 121.200 hombres.

En lo que sí está Jaén la última es en la tasa de actividad, que se sitúa en el 52,84%, con 211.800 ocupados, 11.300 menos que en el anterior trimestre (223.100) y 4.300 menos que hace un año (207.500).