La Fiesta de la Aceituna de Martos se hace cultura

Extracción del primer aceite de oliva, en la XVIII Fiesta de la Aceituna de Martos. / LIÉBANA

Su 38º edición estrenó la Declaración de Interés Turístico de Andalucía al inicio de una gran cosecha

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAMARTOS

La Fiesta de la Aceituna de Martos no son solo 9.000 hoyos de pan con aceite, bacalao y aceitunas. Esta también homenaje, cultura, fiesta, convivencia, turismo etnológico e historia después de sus casi cuatro décadasd e andadura, desde que la pusiera en macha el entonces alcalde, Antonio Villargordo, «un pionero», como lo ha llamado el consejero de Fomento y Vivienda en funciones, Felipe López, en una mañana soleada de tajo en los campos, al inicio de una campaña que se espera muy buena. Así lo ha apuntado el alcalde marteño, Víctor Torres, que calcula unos 80 millones de kilos de recolección en el término municipal, «con todos los beneficios y la rentabilidad, tanto económica como social»; o el maestro de almazara de la cooperativa Domingo Solis, Francisco Gutiérrez, quien la ha calificado de «gran campaña, también en calidad», poco después de dirigir el ritual de extracción simbólica del primer aceite, mediante una presa de husillo en el Parque Municipal Manuel Carrasco.

«El olivar es nuestra herencia común, nuestro presente y nuestro futuro», ha añadido el alcalde de Martos. «Estamos orgullosos de los valores que aporta y queremos compartirlos con toda la humanidad, promoviendo que los Paisajes del Olivar de Andalucía puedan ser declarados por la Unesco Patrimonio Mundial como Paisaje Cultural Agrario», ha subrayado durante los actos, acompañado por la corporación municipal, el consejero, el vicepresidente de la Diputación Provincial, Manuel Fernández, y el alcalde de Mora (Toledo), Emilio Bravo, entre otras personas.

El regidor cree lógico que sea Martos, dada su elevada producción, la localidad responsable de albergar «la fiesta mayor en la provincia de Jaén dedicada a ensalzar al olivar, a sus aceituneros y aceituneras». «Supone una verdadera fiesta local», ha dicho, tradicional inicio de la recolección, ahora adelantada a noviembre - aunque este año sea más tardía por la climatología - en pos de mayores calidades y excelencia de los aceites. Una fiestas que es »un homenaje a la cultura del olivar, al aceite y a los aceituneros y aceituneras que trabajan la tierra«, ha insistido.

«Hemos revitalizado esta fiesta. Seguimos manteniendo las tradiciones y sus raíces, pero a la misma vez queremos impulsarla. Por eso este año es especial con la Declaración de Interés Turistico de Andalucía, que servirá de elemento de promoción turística, cultural y patrimonial de Martos», ha dicho su alcalde tras la ofrenda floral al Monumento de los Aceituneros y la recepción de autoridades.

Por su parte, el consejero de Fomento habló de la modernización del campo y del sector del olivar en Andalucía y Jaén en estas casi cuatro décadas, de que «se produce el doble y demostrando que la cantidad y la calidad no están reñidas», pues en los paneles de calidad de todo el mundo hay aceite de Andalucía y de Jaén. «Estamos en todos los mercados internacionales, se está ampliando la red comercial de la mano de las cooperativas, con el apoyo de la Agencia de Comercio Exterior de Andalucía, Extenda, y creo que el reclamo que supone el aceite para abrir cocinas en el mundo y el componente de la salud deben servirnos de energía para sortear los obstáculos que hay por delante. Esta no es solo el reconocimiento y homenaje a las mujeres y hombres del campo, representa también el presente y un futuro venturoso, si se mantiene la senda de la calidad y de la búsqueda de nuevos mercados», ha concluido Felipe López.

 

Fotos

Vídeos