La familia de la mujer desaparecida en Quesada: «Gracias por buscarla como si fuera vuestra propia madre»

La familia de la mujer desaparecida en Quesada: «Gracias por buscarla como si fuera vuestra propia madre»

Una patrulla de la Guardia Civil sigue dedicada a la búsqueda de María Josefa, de la que no se sabe nada desde hace 15 días

Laura Velasco
LAURA VELASCO

15 días. Es el tiempo que lleva en vilo la familia de María Josefa Padilla Padilla, enferma de alzehimer y residente en El Cortijuelo (Quesada), la cual desapareció el pasado 3 de septiembre. Su familia la vio por última vez la noche anterior, cuando se fue a dormir normalidad absoluta. A la mañana siguiente ya la echaron en falta en casa.

La familia ha querido mostrar su gratitud con todos los que están colaborando para dar con ella, a través de un texto que han hecho llegar a IDEAL: «La familia Sánchez Padilla agradece de todo corazón a vecinos, voluntarios, Guardia Civil, Protección Civil, GEAS, ONGs, guardias civiles voluntarios, alcaldes de Huesa y Quesada, medios de comunicación y a nuestra familia todo el esfuerzo, el tiempo y la ayuda prestada en la búsqueda de Mª Josefa (Che), como si fuera su propia madre. Gracias, gracias, gracias».

Sigue la búsqueda

Una patrulla de la Guardia Civil sigue dedicada a la búsqueda de María Josefa. Su vivienda se encuentra muy cerca del Guadiana Menor, donde se centraron en un principio los trabajos, con especiales complicaciones por la orografía del terreno, repleto de ramblas y pequeños barrancos, así como una vegetación de ribera muy frondosa.

Además, el caudal estaba especialmente crecido, lo que hizo que se revolviesen los sedimentos del cauce y que el agua esté turbia. Por ello, también se pidió a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) el cierre de las compuertas del pantano del Negratín para facilitar la búsqueda, que contó con el apoyo de un helicóptero, el Grupo de Actividades Subacuáticas y el servicio cinológico de la Benemérita especializado en búsqueda de personas. En total, por agua se recorrieron más de 38 kilómetros sin hallar nada.

Ahora los trabajos se centran sobre todo en la orilla y en el municipio, y familiares y voluntarios están volviendo a batir zonas ya rastreadas previamente.