Detenido un matrimonio y su hija por montar un laboratorio de 'maría' en Jaén

Plantas de maría con ventiladores. /POLICÍA NACIONAL
Plantas de maría con ventiladores. / POLICÍA NACIONAL

Contaban con cámaras de seguridad en el entorno de la finca; el enganche ilegal defraudaba 1.200 euros al mes de luz

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

La Policía Nacional ha desmantelado un laboratorio clandestino de cultivo y elaboración de marihuana en un domicilio de Jaén. La vivienda estaba siendo vigilada ante las sospechas de tener un enganche ilegal del fluido eléctrico; punto de partida de la investigación. El operativo policial se ha saldado con la realización del registro de la vivienda investigada, tres detenidos.-un matrimonio y su hija- así como la incautación de 330 plantas de marihuana, balanzas de precisión, transformadores, fuentes de alimentación, proyectores, focos de calor, tres aparatos de aire acondicionado, 480 euros en metálico y diferente documentación.

Las pesquisas comenzaron tras tener conocimiento de la posible existencia de un domicilio donde sus moradores, presuntamente podrían haber montado un laboratorio para el cultivo, elaboración y posterior tráfico de marihuana. La vivienda y su moradores fueron sometidos a «una discreta vigilancia» y se pudo comprobar cómo efectivamente las informaciones recibidas hasta el momento de un supuesto enganche ilegal de fluido eléctrico y que por tanto, podría existir en el domicilio una plantación de cannabis sativa eran ciertas.

Se comprobó así mismo como en las operaciones de venta de droga se tomaban medidas de seguridad muy estrictas que dificultaban el trabajo policial. Estas medidas de seguridad pasaban por la existencia de cámaras de seguridad que cubrían todo el perímetro de la finca, por lo que en el momento en el que cualquier persona se acercaba, los arrestados salían inmediatamente a su encuentro previniendo la vigilancia policial.

Los agentes junto a técnicos de la empresa eléctrica suministradora detectaron dos enganches ilegales que consumían 20,30 amperios, lo que viene a ser el consumo de unas siete viviendas y que alcazaba una defraudación de 1.200 euros al mes, al margen del consiguiente peligro de incendio que podría provocar en la vivienda por el exceso de acometida de fluido eléctrico.

El operativo policial se ha saldado con la realización del registro de la vivienda investigada, tres detenidos.-un matrimonio y su hija.- así como la incautación de 330 plantas de marihuana, balanzas de precisión, transformadores, fuentes de alimentación, proyectores, focos de calor, tres aparatos de aire acondicionado, 480 euros en metálico y diferente documentación.