Decomisan 60 kilos de níscalos y denuncian a 3 vecinos de Santa Elena por incumplimientos en la normativa

Decomisan 60 kilos de níscalos y denuncian a 3 vecinos de Santa Elena por incumplimientos en la normativa

Esta actuación ha tenido lugar en el monte conocido como El Molino del Batán, en el Parque Natural de Despeñaperros

EUROPA PRESS

La Policía autonómica ha decomisado 60 kilos de níscalos y denunciado a tres vecinos de Santa Elena (Jaén) por recoger presuntamente de forma abusiva e incontrolada esta variedad de seta, incumpliendo lo estipulado en la normativa vigente.

La Delegación de la Junta de Andalucía en Jaén ha detallado en un comunicado este sábado que esta actuación ha tenido lugar en el monte conocido como El Molino del Batán, en el Parque Natural de Despeñaperros, dentro de las actuaciones de labores preventivas y rutinarias de vigilancia, inspección y control que lleva a cabo la Policía autonómica.

Según ha relatado, los agentes que patrullaban la zona observaron hace unos días a una persona que portaba una caja de plástico de gran tamaño que, al ser visto, abandonó en el suelo para correr hacia una arboleda cercana. En concreto, la caja contenía unos 18 kilos de una variedad de seta conocida como mízcalo, níscalo o robellón, de nombre científico 'Lactarius Deliciosus', motivo por el que los agentes decidieron rastrear la zona en búsqueda de su portador.

Así las cosas, se encontraron con otras dos personas que cargaban otros dos cubos, con unos diez kilos de esta seta cada uno, y un cuarto ciudadano que cargaba otra caja que contenía unos 20 kilos, a quienes intervinieron la mercancía por incumplimiento de la normativa y levantaron acta de denuncia.

Los agentes han explicado que estos níscalos se iban a destinar probablemente a la venta ambulante en mercadillos u otros lugares de gran afluencia de personas, donde el precio de esta variedad de seta puede alcanzar, según el tamaño y la presencia, un valor que oscila entre los ocho y los 15 euros por kilo, lo que le otorga una valor aproximado de unos 700 euros.

La correspondiente acta de denuncia se remitió a la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del territorio para la instrucción y resolución del oportuno expediente sancionador, mientras que los kilos de níscalos intervenidos, al ser productos perecederos, han sido entregados a la residencia de ancianos de las Hermanitas de los Pobres de Jaén capital.

La Resolución de la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Jaén de 1 de octubre de 2018 sobre recogida de setas en terrenos forestales de la provincia, en la cual se han apoyado los agentes para sancionar a estas personas, establece una serie de requisitos a cumplir por quienes quieran realizar recogidas de setas, plantas y hongos en los lugares y fechas tradicionales, siempre que esta práctica no se efectúe «de manera incontrolada y abusiva y pongan en riesgo de desaparición local dichas especies», con el consecuente peligro de ocasionar daños al medio ambiente.

Entre los once puntos que se deben cumplir, se destaca que la cantidad de setas que se pueden recolectar es para autoconsumo y «siempre sin alterar la capa superficial del suelo, no pudiendo superar los tres kilogramos, por persona y día, debiendo trasladarse en cestas u otros elementos de transporte que permitan la aireación y dispersión de las esporas».

La Junta ha resaltado que la normativa no sólo existe para garantizar la persistencia y capacidad de regeneración de estas especies silvestres, de alto valor ecológico, sino porque la recolección abusiva, descontrolada, o usando herramientas que remuevan el mantillo del suelo, pueden impedir la aparición de nuevos ejemplares en un futuro.

 

Fotos

Vídeos