Cadena perpetua para el hombre detenido en Bailén por matar a una autoestopista

Agentes tras encontrar el cuerpo de Sophia Losche en Álava. /JESÚS ARRANDE/EL CORREO
Agentes tras encontrar el cuerpo de Sophia Losche en Álava. / JESÚS ARRANDE/EL CORREO

La Guardia Civil lo detuvo al comprobar que había una orden internacional de búsqueda desde Alemania

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

Un tribunal alemán condenó este miércoles a cadena perpetua al camionero de origen marroquí detenido en junio pasado en Bailén por el asesinato de una joven alemana que había desaparecido en Alemania mientras hacía autoestop y cuyo cadáver fue hallado en una gasolinera en la ciudad española de Asparrena (Álava).

El día 20 de junio del pasado año, con una orden de detención contra el transportista emitida desde Alemania ya en vigor, agentes de la Guardia Civil acudieron a un aviso de incendio en un camión en la A-4, entre Carboneros y Bailén. Nada más pedirle la documentación los agentes comprobaron que Boujemaa L. estaba reclamado por las autoridades alemanas por su implicación en la desaparición de una joven.

Horas después confesaba su crimen y facilitaba alguna información. Los investigadores están convencidos de que el incendio fue provocado y que estaba intentando borrar pistas que pudieran incriminarlo.

El cadáver de Lösche fue encontrado al día siguiente a las 15,20 horas en una gasolinera de la localidad de Asparrena, en avanzado estado de descomposición y afectado por otro incendio.

La Audiencia Provincial de Bayreuth (sur) concluyó, al igual que la acusación, que el camionero, Boujemaa L., de 42 años, golpeó y dejó malherida a la joven, Sophia L., de 28, en el transcurso de una pelea y la acabo matando en una segunda agresión, informaron medios locales.

Por ello, para el tribunal se trata de un asesinato con el fin de ocultar las lesiones físicas previas.

La joven se había subido en la tarde del 14 de junio de 2018 en el camión del Boujemma L. en una gasolinera en la ciudad sajona de Schkeuditz (norte) con la intención de viajar hasta Núremberg (sur), desde donde quería continuar hasta Amberg, a unos 65 kilómetros, según explicó su hermano, para visitar a la familia, pero nunca llegó.

El cuerpo de Sophia L. fue hallado una semana más tarde, el 21 de junio, en una cuneta en Asparrena.

La acusación sostenía que el camionero mató a la joven para ocultar un delito sexual, pero los forenses no hallaron indicios de una agresión de estas características, por lo que la fiscal renunció a aludir a esta posibilidad en su alegato.

La fiscal había exigido cadena perpetua por asesinato y lesiones graves, mientras que la defensa, que argumentó que la joven ya estaba muerta después del primer golpe, solicitó para el camionero una condena por homicidio con una pena de varios años de prisión.