Un aniversario 'Real' y multitudinario

Los Reyes saludan a los vecinos desde el balcón del Ayuntamiento de Bailén. / ENRIQUE

Don Felipe y Doña Letizia participaron en este día histórico y visitaron el Ayuntamiento, la iglesia de la Encarnación y el Museo de la Batalla | Los Reyes de España visitan Bailén por el 210 aniversario de la batalla que se libró en el municipio

JÉSSICA SOTOBAILÉN

Los Reyes de España se dieron ayer un auténtico baño de masas en Bailén y estos correspondieron con constantes saludos y muestras de afecto a los vecinos que celebraban ayer que hace 210 años el ejército español, bajo las órdenes del General Castaños, ganó al francés durante la Guerra de la Independencia en el campo de batalla que se encontraba en su término municipal. Pero la jornada comenzaba mucho antes de la llegada de los monarcas. Las calles estaban engalanadas con banderas de España y otras más pequeñas las ondeaban vecinos de todas las edades.

A partir de las diez de la mañana, comenzaron a llegar las autoridades que esperaron a los Reyes de España, y en un primer momento, si situaban en la escalinata que da acceso al Ayuntamiento. Entre ellos, la Corporación Municipal con su alcalde al frente, Luis Mariano Camacho; así como la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; la subdelegada del Gobierno en Jaén, Catalina Madueño; la delegada del Gobierno en Jaén, Ana Cobo, el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes; y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Esta última se apeó de su vehículo oficial unos metros antes de llegar al Consistorio y fue deteniendo su paso para saludar a los vecinos. Cuando apenas pasaban cinco minutos de la hora prevista para la llegada de Don Felipe y Doña Letizia, a las 10:45 horas, las autoridades descendían una pequeña rampa que hay a la entrada del ayuntamiento bailenense para recibir a los monarcas.

Ayuntamiento
A las puertas del Consistorio recibieron la llave de oro de la ciudad.
Iglesia y Museo
También se desplazaron hasta la parroquia de la Encarnación y el Museo de la Batalla, donde acabaron su visita.

El júbilo se desató, los gritos de ¡Felipe! y ¡Vivan los Reyes! y los aplausos predominaron durante los primeros minutos de sus Majestades en el municipio que saludaron a los vecinos nada más bajar del coche y después de aterrizar su helicóptero en el campo de fútbol. El primer edil entregó el bastón de mando a Felipe VI y, a continuación, se descubrió una placa conmemorativa que recordará la visita de los Reyes. Los vecinos además pudieron disfrutar de uno de los momentos más importantes del día como fue la entrega de la llave de oro de la ciudad instantes después. Acompañados por las autoridades, Don Felipe y Doña Letizia entraron al palacio consistorial bailenense y desde uno de los balcones volvieron a saludar a la ciudadanía que allí se concentraba y los jaleaba.

A los pocos minutos bajaban de nuevo y los monarcas se encontraban con los vecinos a los que regalaban saludos, estrechaban sus manos y acariciaban a los niños. Incluso, se esforzaron por intentar tocar a aquellos que se encontraban en filas posteriores, agradeciendo de esta manera su recibimiento y espera en un 19 de julio que si bien registró una temperatura propia del verano, no fue tan caluroso como años atrás, según afirmaron los propios vecinos. Las autoridades y los Reyes de España se dirigieron a pie hasta la parroquia de la Encarnación. Aunque el recorrido era corto, sí que es cierto que Don Felipe y Doña Letizia, así como Susana Díaz, a la que algunos aprovecharon la ocasión y le pidieron trabajo para los habitantes del municipio, no escatimaron tiempo en saludar a los vecinos.

Visita a la iglesia y al museo

Ya en la parroquia, la Orquesta infantil y juvenil Allegro interpretó varias piezas musicales. Después se dirigieron al panteón del General Castaños y los soldados del RAC Córdoba X con uniforme de época acercaron una corona de laurel al pie del panteón. Los Reyes también contemplaron a la Virgen de Zocueca que hoy saldrá en procesión y estuvieron charlando con tres hermanas de la Congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que, además, recibieron el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en el año 2005.

Los medios de comunicación no pudieron grabar la visita al interior del templo de los Reyes de España, al igual que estuvo restringida la entrada solo para medios gráficos y para realizar una foto cuando llegaron al Museo de la Batalla. Seguidos muy de cerca por la presidenta de la Junta de Andalucía, Don Felipe y Doña Letizia llegaron en coche hasta este lugar y en su entrada los esperaba una veintena de recreadores de la Batalla, pertenecientes a los tres colectivos de Bailén que cada año recrea la batalla en octubre, y que hicieron ante los Reyes una salva con armas de avancarga.

«Ha sido impresionante. Todavía tengo los nervios en el cuerpo porque aunque han sido cinco minutos, pero han sido muy cercanos. Lo que ha visto la gente ha sido el acto de la recreación, pero luego hemos estado dentro del museo con ellos y se ha acercado la Reina y nos ha saludado uno a uno a todos. El rey también se ha acercado e, incluso, le hemos contado anécdotas de la batalla y se ha reído mucho con nosotros. Él conoce muy bien estos temas y nos ha dicho que le había impresionado que no nos había fallado ningún arma porque estas armas solían fallar en la época y él se ha dado cuenta», explicó Nicolás Ozaez, secretario de la Asociación Histórico-Cultural 'General Reding'. Ellos iban caracterizados como en su día lo fueron los soldados del regimiento de Texas que creó en España Manuel Godoy. Él iba a irse a este estado de Estados Unidos para hacer las funciones de virrey y su intención no era otra que trasladar a las colonias españolas a este estado norteamericano pero, antes de embarcar, comenzó la Guerra de la Independencia y los hombres que pertenecían a este regimiento español se vieron obligados a luchar en la Batalla de Bailén.

En el museo, se fotografiaron junto a la maqueta del campo de batalla que cedió Alfonso Rojas, y que el pasado miércoles fue nombrado Hijo Adoptivo de Bailén. Fue el concejal de Patrimonio, Juan Jesús Padilla, quien guió la visita de los monarcas por el museo. Pasadas las 12:30 horas, los Reyes abandonaban el museo, volvían a saludar a los vecinos que los aclamaban y abandonaban Bailén. La visita de los Reyes de España no solo tuvo interés para los bailenenses, sino que también fueron muchos medios los que siguieron la noticia. En total se acreditaron para cubrir el evento 70 profesionales de la comunicación.