El aire de Jaén se llena de polen del olivo: ya está en nivel extremo

Rama de olivo cargada de flores hace pocos días. /OLIVARES VIVOS
Rama de olivo cargada de flores hace pocos días. / OLIVARES VIVOS

En una semana se ha multiplicado por diez; las gramíneas y otras especies también están ya en el alto

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

El aire de Jaén se llena de polen del olivo. Según informan desde el Servicio de Alergología del Complejo Hospitalario de Jaén a través de su web «debido al incremento de las temperaturas progresivamente están aumentando los niveles de pólenes, especialmente el polen de olivo». En el caso de este ya ha pasado del nivel alto al «extremo», el máximo nivel contemplado para el nivel de polen. Los casi 67 millones de olivos está abriendo o han abierto ya sus flores e inundado la provincia, lo que se traduce en días complicados para los alérgicos a este polen, el 80% de los de la provincia, se estima. Casi uno de cada tres habitantes de la provincia de Jaén es alérgico.

Los niveles de granos de polen por metro cúbico de aire en la atmósfera alcanzan hoy en el caso del olivo los 2.101, diez veces más que hace una semana. La mayoría de los alérgicos comienzan a notar los síntomas por encima de los 400-500 y actualmente se cuadruplica esa cantidad.

En el alto están las gramíneas (88), urticáceas (31) y rumex (31). En el medio el plantago (29), el quercus (93) y el chenopodoium (11).

Salvo el año pasado, desde 2013, que fue el primer pico histórico en que se alcanzaron 18.000 granos por metro cúbico, ha habido primaveras fuertes. Desde entonces ha ido variando con picos de 15.000, 14.000, casi 20.000. El año pasado fue la excepción. El pico alcanzó los 5.650 granos por metro cúbico.

Blanca Sáenz de San Pedro, jefa del servicio de alergología del Complejo Hospitalario de Jaén y miembro de la Asociación Española de Aerobiología, tranquiliza a los alérgicos de la provincia pese a ello. «Con un buen tratamiento y tomando las medidas típicas de llevar gafas de sol en la calle, mascarillas homologados, no abrir mucho tiempo las ventanas y haberse administrado las vacunas alergénicas, la gente no lo pasa mal. No hay que alertarse«, apostilla, destacando el funcionamiento de la vacuna. »Gente que el primer año tomaba ventolín habitualmente a los dos o tres de estar vacunado casi no lo usa ya«, añade