La Academia de Baeza recupera pulso

Una alumna jura bandera en el acto celebrado ayer en la Academia de la Guardia Civil de Baeza. /ENRIQUE
Una alumna jura bandera en el acto celebrado ayer en la Academia de la Guardia Civil de Baeza. / ENRIQUE

Ayer juraron bandera 1.299 futuros guardias civiles de una promoción con más de 1.800. El ministro Grande Marlaska no pudo asistir por la niebla, que impidió despegar en Madrid al helicóptero que lo debía llevar a Baeza

R. I.BAEZA

La Academia de la Guardia Civil en Baeza acogió ayer la jura o promesa de bandera de casi 1.300 alumnos de la 124 Promoción de Guardias. El acto, finalmente, no contó con la presencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, debido a las condiciones meteorológicas en Madrid, ya que la intensa niebla impidió el despegue del helicóptero que debía trasladarlo. La 124 promoción está formada por 1.860 alumnos, aunque juraron la bandera 1.299 -1.046 hombres y 253 mujeres-, puesto que el resto proviene de otros cuerpos del Ejército donde ya han realizado este acto. Junto a ellos, juraron con un beso a la enseña nacional 75 civiles (entre ellos el alcalde de Jaén, Javier Márquez). Ayer los vivas a España, el himno de la Guardia Civil o 'La Muerte no es el final' volvieron a atronar el patio de armas de la institución docente, con cuadros bien nutridos de alumnos. Como solo recordaban los veteranos. Tras años con más de 3.000 alumnos llegó la crisis y con ella las «minipromociones», de 384 alumnos en 2010 y de poco más de un centenar a partir de entonces. Desde 2015 se invirtió la tendencia y la Academia, pulmón del Instituto Armado y de Baeza, recobra pulso

El jefe de Mando de Personal del Instituto Armado, el teniente general Francisco Díaz, presidió el acto, al que también asistieron, entre otros, el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Gómez de Celis; la delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Ana Cobo; el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, y las alcaldesas de Baeza y Úbeda, Dolores Martín y Antonia Olivares, además del director del centro, Juan Miguel Jiménez. Díaz transmitió las «sinceras disculpas» del ministro y del director general por no poder asistir, a pesar de que «lo han intentado hasta última hora» para llegar al que es «uno de los momentos más importantes» en la trayectoria profesional de los futuros agentes.

Seña de identidad

Desde la jura, añadió, aceptan libremente la obligación de proteger los derechos y libertades de ciudadanía para preservar sus seguridad y bienestar guiados «por el sentimiento de honor, que es la verdadera seña de identidad de la Guardia Civil». El teniente coronel aludió a la bandera como «símbolo máximo» de España, de «la independencia, unidad e integridad de un país» con los «valores superiores recogidos en la Constitución» y se refirió a los alumnos como herederos del «prestigio y la tradición» de «muchos otros que han vestido ese uniforme verde labrado con su sacrificio».

En este sentido y tras recordar que el próximo año se celebrará el 175 aniversario de la fundación de Guardia Civil, resaltó la «obligación y responsabilidad de estar a la altura».

Además de la 124 Promoción de Acceso a la Escala de Cabos y Guardias, el centro baezano acoge la promoción número 40 del curso de Suboficiales, con 200 guardias y cabos que se están formando para recibir finalmente la graduación de sargentos el próximo mes de junio.