Un año de 'okupas' en Bélmez

Dos de los okupas en el patio del casa pocos días después de meterse.  /
Dos de los okupas en el patio del casa pocos días después de meterse.

Dos juzgados siguen causas contra familias que se metieron en casas de los maestros | Los nuevos habitantes han hecho obras y mejoras y consideran ya un poco suyos los inmuebles en los que se metieron sin permiso

JUAN ESTEBAN POVEDA

«Aquí seguimos», admite Isabel con timidez. Habla poco, como el que teme que las palabras le traicionen y lo empujen al abismo. Tiene al Ayuntamiento y a dos juzgados tras sus pasos. Hace ahora justo un año (el Día de Andalucía) ella Juan Diego, Noelia, Francisco y Yolanda, con sus niños, entraron en las viejas casas de los maestros de Bélmez de la Moraleda. Casas que estaban deshabitadas y que ellos llenaron de vida sin más derecho que el que les dio su necesidad. Un año después, como resume Isabel, ahí siguen. Pese a los intentos de echarlos.

El juzgado de Instrucción 3 de Jaén mantiene abierto actualmente un procedimiento penal contra ellos por supuesto delito de usurpación. El abogado que asiste a los okupas tiene recurrida esta decisión. Por otra parte, el juzgado de lo Contencioso-Administrativo 1 de Jaén tiene abierto un procedimiento de desahucio a instancias del Ayuntamiento de la localidad. La ocupación cogió a las autoridades locales por sorpresa. «Ni se habían puesto en contacto con el Ayuntamiento, ni disponíamos de un informe que nos alertara de los problemas de estos vecinos», indicó el alcalde tras tener noticia del suceso. Aseguró que agotaría la vía del diálogo antes de denunciarlos, como finalmente hizo. El problema ahora se enquista. El Contencioso ya le dio derecho hace meses para echarlos, pero de momento el statu quo se mantiene.

Los «okupas» nunca han negado que ellos no son los dueños de las casas. Pero ante los tribunales, están argumentando que el Ayuntamiento no es nadie para echarlos porque las viviendas tampoco le pertenecen. De hecho, aseguran, no son de nadie. Y para demostrarlo aportaron notas del Registro de la Propiedad que dicen textualmente que «a nombre del Ayuntamiento de Bélmez de la Moraleda no constan bienes ni derechos» en ninguna de las casas de los maestros en la calle Alonso de la Vega. La maniobra les valió para ganar tiempo.

El 26 de mayo pasado las familias pusieron en conocimiento de juez de lo Contencioso que ellos se metieron en viviendas «que se encontraban en estado de abandono desde hace años». Isabel decía esta misma semana que «las hemos mejorado bastante. Yo he pintado. Otros vecinos han hecho lo mismo y han realizado pequeñas obras y mejoras en los desperfectos que tenían», asegura.

Juan Diego precisaba cuando llevaba pocos días en la que ahora es su casa que tampoco se han metido en un palacio. «Están que dan pena y llevan por los menos ocho años cerrados», aseguraba. Hoy las sienten ya como un poco suyas. Aunque saben que la presión de los juzgados hace muy difícil que sigan allí por siempre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos