Vándalos y ladrones destrozan el antiguo Parador de Bailén, cerrado desde noviembre

A través de la valla puede verse el deterioro de las instalaciones. /
A través de la valla puede verse el deterioro de las instalaciones.

El alcalde está haciendo gestiones para convertirlo en residencia de mayores, centro de día y escuela de hostelería

JOSÉ LUIS LÓPEZ FRUTOSBAILÉN

La historia del establecimiento hotelero más emblemático de Bailén, el antiguo Parador Nacional, ha pasado por muchos vaivenes, pero nunca tan serios como los que está atraviesa en estos momentos, cuando tras su cierre el pasado noviembre. El establecimiento quedó a expensas de amigos de lo ajeno y vándalos, que están acelerando su estado de deterioro a pasos agigantados.

Los destrozos sin justificar, la suciedad y el polvo son dueños y señores de lo que fuera en otro tiempo este señero parador de turismo. Vecinos de Bailén se han colado en el interior y han colgado imágenes en redes sociales que han despertado indignación y añoranza por lo que fue.

Hoy muchos de aquellos hoteles que flanqueaban la N-IV a su paso por Bailén ya no existen, y los pocos que quedan están a duras penas bregando con la crisis. Nada parecido a los años sesenta cuando una buena parte de los jóvenes de Bailén dejaron las fabricas de ladrillos y se prepararon como profesionales para servir a todos los que hacían parada y fonda en Bailén, entonces en una encrucijada de caminos a mitad de camino entre Madrid y la costa enlazando con la carretera Córdoba-Valencia que iba a Albacete. El Parador de Turismo era además escuela y cantera de profesionales que luego eran destinados por toda España.

Los hoteles en esta zona eran un respiro para el empleo. Llegaba a toda la familia. La mano de obra femenina para cocinas y asear las instalaciones y hacer las camas era considerable.

Historia

La historia del hoy abandonado Hotel Bailén , hace pocos años parador de turismo, se remonta a la época de Franco cuando el Patronato de Turismo, a través de su Junta de Paradores y Hosterías, quiso edificar establecimientos para automovilistas en lugares estratégicos que ofrecieran la posibilidad de organizar los viajes en diversas etapas.

Dice el periodista Andrés Cárdenas en su libro la Edad del Barro «que la inauguración del Albergue de Bailén duró nada menos que tres días. Bailén contaba con un establecimiento en el que paraban muchos viajeros que, procedentes de Madrid, iban hacia Granada, Jaén, Sevilla o Albacete».

Este hotel en sus tiempos de Parador funcionó de hecho como una autentica escuela de hostelería desde donde se enviaban cocineros, meitres, contables y camareros al resto de paradores de la red nacional siendo ministro de turismo Fraga Iribarne. Hoy en día son numerosos los bailenenses empleados en paradores de toda España.

Declive

Todo eso pasó a la historia. Con el trazado de las nuevas autovías, el altivo parador quedaba lejos de las necesidades de los viajeros. Ya no paraban en el toreros famosos, futbolistas, gentes del cine y las artes o los negocios. Hubo que cerrar.

Así en el año 1995 un grupo de trabajadores decidió hacerse cargo de los destinos del establecimiento y pasaron por épocas de bonanza económica hasta llegar a la actual situación. Son ya nueve meses los que lleva cerrado el viejo pero elegante hotel. Desde entonces las instalaciones han sido desmanteladas poco a poco hasta el punto de parecer que el abandono fuera ya de muchos años.

Esta situación era más que previsible. Un establecimiento cerrado sin medidas de seguridad era un objetivo demasiado goloso. Una autentica pena.

El Ayuntamiento de Bailén en la persona de su alcalde ha querido salir al frente con un comunicado en el que informan de que «esta situación no es nueva, antes de las elecciones el estado del inmueble ya era deplorable. Es algo que nos preocupa tanto, que el primer día que ejercimos como Equipo de Gobierno mantuvimos una reunión con Paradores para tratar el problema de la cesión al Ayuntamiento para la Residencia de Mayores y, sobre todo, la seguridad».

El alcalde insiste en que el inmueble actualmente no es competencia del Ayuntamiento aunque no dejan de preocuparse por su estado «tanto Guardia Civil, como Policía, han organizado rutas por el antiguo parador, expulsando a menores, denunciando a mayores y deteniendo a ladrones».

Asimismo, expresan que «desde el Ayuntamiento no cejamos en nuestro empeño de convertir el antiguo parador en residencia de mayores, centro de día, hotel para mayores y escuela de hostelería. Y tenemos que decir que las conversaciones con el ministerio están bastante avanzadas, aunque como es un edificio antiguo hay que declarar la obra nueva antes de cualquier gestión».

Por otro lado, informan que han solicitado una reunión con la delegación territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales para la concertación de las 40 plazas, «algo sin lo que este proyecto es imposible que salga adelante» insisten.

Mientras tanto, los vecinos contemplan preocupados la situación del inmueble y se dicen aquello de que «por unos o por otros la casa sin barrer».

Fotos

Vídeos