Una alcaldesa dispuesta a «devolverle a Úbeda la esperanza en el futuro»

Una alcaldesa dispuesta a «devolverle a Úbeda la esperanza en el futuro»

Antonia Olivares fue investida alcaldesa en un multitudinario pleno que se celebró en el Hospital de Santiago

ALBERTO ROMÁN

No pudo tener mejor regalo en su onomástica. Ante un auditorio del Hospital de Santiago abarrotado, Antonia Olivares Martínez fue proclamada alcaldesa de Úbeda durante un pleno de investidura que transcurrió según lo previsto, sin sorpresas, en base al guión establecido salvo por un par de pequeños lapsus que quedaron para el anecdotario.

El marco elegido favoreció que varios cientos de personas decidieran asistir al acto de composición de la nueva corporación, ocupando tanto el patio de butacas como los laterales del escenario y el coro. Muchos tuvieron que quedarse en pie al fondo de la sala. Este cambio de ubicación fue una petición del equipo de gobierno entrante, que aludió a motivos de aforo y accesibilidad para introducir esta novedad. Y es que, la capacidad del salón de plenos del Consistorio es muy limitada y supone un problema a personas con movilidad reducida, pues para entrar hay que salvar varios escalones

El pleno comenzó con la composición de la mesa de edad, situándose junto al secretario del Ayuntamiento el concejal más mayor (Diego de la Cruz Martínez de IU) y el más joven (Francisco Javier Lozano del PSOE). Tras dar lectura a las actas correspondientes sobre los resultados electorales y los candidatos designados, juraron o prometieron su cargo los concejales electos, según el caso, posando la mano sobre la Constitución o sobre la Biblia.

Llegó el momento de nombrar al alcalde o alcaldesa. A mano alzada, cada grupo municipal votó a su candidato, con lo que Antonia Olivares resultó elegida en una primera vuelta gracias a la mayoría absoluta holgada que le otorgan los doce concejales del PSOE frente a los siete del PP y el único representante que tienen tanto IU como PA.

Con ello, a la nueva presidenta de la corporación le fueron entregados los atributos del cargo (bastón y medalla) y, tras una sonora ovación y gritos de «alcaldesa, alcaldesa», impuso al resto de integrantes del pleno sus correspondientes medalla. Casi se olvida de Jerónimo García, quien no fue nombrado por el secretario hasta que algunos compañeros alertaron del olvido.

De esta forma, la nueva alcaldesa se dirigió a la concurrencia por primera vez como representante de todos los ubetenses. «Muy emocionada», Olivares dijo asumir el cargo con «ilusión, honestidad y humildad» y prometió trabajar para que Úbeda «vuelva a ser un referente» en todos los niveles. Y no olvidó destacar el «honor» que suponía que la décima corporación municipal de la democracia comenzara con la proclamación de la primera mujer alcaldesa de Úbeda.

Como viene repitiendo desde la noche electoral, dijo que durante los próximos cuatro años tendrá la puerta de su despacho abierta para escuchar a todos los ciudadanos con la intención de «no defraudar a nadie». Su compromiso, aseguró, será «buscar vías de consenso y diálogo» tanto con el resto de grupos como con los ubetenses, con una «mirada especial» a las asociaciones. Para todo ello, apeló a la colaboración ciudadana.

Antonia Olivares anunció que su prioridad será el empleo, especialmente el de los jóvenes, pues dijo ser consciente de la difícil situación por la que están pasando muchas personas. Con ello aludió a la creación de planes de formación y empleo y a la apuesta decidida por sectores como el empresarial, el agrícola, el del pequeño y mediano comercio, y el del turismo como principales motores de desarrollo, sin olvidar otros ámbitos como la cultura, el deporte o la artesanía.

Para finalizar, y después de agradecer el «apoyo y comprensión» de su familia, habló de cuatro acciones claves que marcarán el trabajo del equipo de gobierno socialista a partir de este lunes. En primer lugar, «volver a tender los puentes con el resto de administraciones siendo muy firmes en la defensa de los intereses de Úbeda». También «trabajar con un concepto claro de ciudad». En tercer lugar «lograr la modernización de la administración local». Y, por último, «crear vínculos más fuertes entre Úbeda y Baeza». «Trabajaremos para devolverle a la ciudad la esperanza en el futuro», apostilló.

De nuevo hubo aplausos para la flamante alcaldesa que dio por concluido el pleno, no sin antes firmar el acta y el intercambio de poderes con el alcalde saliente, José Robles. Con ello se pudo hacer la foto oficial de la nueva corporación, hombres y mujeres que durante los próximos cuatro años se comprometieron a trabajar por su ciudad desde el lugar en el que los ciudadanos les han colocado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos