Sierra Mágina, «la gran desconocida»

Jesús Sutil, Micaela Valdivia, Antonio Morales, Manuel Barrionuevo, María del Mar Dávila y José Luis Adán./
Jesús Sutil, Micaela Valdivia, Antonio Morales, Manuel Barrionuevo, María del Mar Dávila y José Luis Adán.

Con un terreno privilegiado para dar grandes aceites y frutas como la cereza, un parque natural, y numerosos enclaves para despertar el interés de los turistas, esta comarca reivindica su desarrollo y una mayor promoción

LORENA CÁDIZ

En Sierra Mágina se han hecho los cimientos, y ahora hay que seguir por el tejado». Esa es la conclusión con la que se cerró esta semana el último encuentro de esta segunda edición de Mesas por Jaén, que organiza el periódico IDEAL. En este caso, la comarca que abarca el centro-sur de la provincia, con una población de en torno a 30.000 personas y actividades tan diversas como el olivar, la cereza, las conservas, la industria maderera o la turística, fue la que centró el tema de debate.

A la Mesa por Jaén que organiza IDEAL, en colaboración con la Diputación Provincial, se sentaron el presidente de la Cámara de Comercio y empresario hotelero de Torres, Manuel Barrionuevo; el gerente de la Denominación de Origen (DO) Sierra Mágina, Jesús Sutil, en cuyas instalaciones se celebró el acto; el diputado provincial y alcalde de Noalejo, Antonio Morales; la portavoz del PP en la Diputación Provincial y concejal de Mancha Real, María del Mar Dávila; y la secretaria de la Asociación de Desarrollo Rural (ADR) de Sierra Mágina y alcaldesa de Bedmar, Micaela Valdivia.

El debate arrancó con la situación del olivar, hasta la fecha, fuente principal de riqueza de la comarca. Todos coincidieron en que ha sido una campaña muy mala que ha generado una situación dramática para los jornaleros. «En Bedmar, el que más ha trabajado lo ha hecho quince días, otros ni siquiera han podido ir este año a la aceituna, sobre todo las mujeres», explicó la alcaldesa. Para las cooperativas la campaña se salva con los precios. «Ha habido una producción muy baja de aceite, pero hemos pasado de que se pague 1,95 por un litro de virgen extra, el año pasado, a 3 euros el litro este año», defendió Antonio Morales. Aún así, «estamos muy lejos de los 6,5 euros a los que comercializan los italianos el aceite».

¿Y por qué esta diferencia? «Somos grandes productores, pero pésimos comercializadores», continuó. Y en este punto hubo unanimidad en la mesa. «Hay que formar a la gente», apuntó el presidente de la Cámara de Comercio. «Esa fluctuación de los precios no se puede permitir, debería de existir algo que la regularizase», apostó María del Mar Dávila.

20 años de la DO

Pero no todo es malo, ni mucho menos. La campaña ha sido complicada en todos los rincones de la provincia, pero Mágina hace tiempo que cuenta con la baza de la calidad. El gerente de la Denominación de Origen reconoció que después de 20 años, que son los que cumple la DO, hay empresas y marcas que han alcanzado un gran reconocimiento. «En su día tuvimos que crear los Premios Alcuza para que alguno de nuestros aceites pudiera ganar un premio, porque todos se los llevaba Córdoba, y ahora jugamos en la liga Champions». Además Sutil se mostró convencido de que cuando una de las marcas de la DO recibe un premio, el resto de aceites se beneficia a la hora de la comercialización. Ante esto, ¿qué queda por hacer? «Faltan proyectos de unión, pero eso es algo que tiene que salir del sector».

Diversificar

Todos coincidieron en que el reto que debe de asumir Sierra Mágina de forma prioritaria es la diversificación de la economía, llegue en la forma que llegue y según las posibilidades de cada uno de los municipios. Morales apuntó al ejemplo de algunos pueblos de la provincia donde se ha implantado el pistacho «y parece que es compatible con el olivar», con lo que propuso «mostrar el ejemplo a todos los municipios». Barrionuevo opinó que cada localidad debe buscar su propio 'pistacho', es decir, sus ingresos alternativos. «En Torres tenemos agricultura a 1.500 metros de altura, eso supone que en el mes de agosto puede crecer cualquier cosa, como crecen en El Ejido en febrero», dijo, y volvió a insistir en que para sacar adelante estos proyectos es necesario formar a la gente, y sobre todo a la gente joven de cada pueblo.

En Bedmar, la alternativa son las conservas. «Había tres empresas, pero solo resiste una, Congana, una empresa familiar, que podría haberse conformado con las ventas que tenía, pero que ha apostado por ir más allá y ha plantado 60 hectáreas más en varios puntos de la provincia, que se traduce en dar trabajo a más agricultores», defendió Valdivia.

En Noalejo, según explicó su alcalde, la alternativa la pone la industria cárnica. «Tenemos seis empresas exportando a Holanda, Dinamarca e Inglaterra». Y en Mancha Real, la madera ha sido siempre una pata fundamental de la economía hasta que apretó la crisis. Aún así, Dávila se mostró optimista con la posibilidad de la recuperación del sector. «Hay empresas que se están recuperando, que están exportando a Arabia y a países sudamericanos». «Hoy en día aún es triste ver como antes se tardaba una hora en llegar al polígono por la cola de coches, y ahora está todo despejado, pero confío en que vuelva a recuperarse», dijo.

Turismo

Todos coinciden en que a pesar de los recursos con los que cuentan, entre ellos y quizás el más importante, el Parque Natural de Sierra Mágina, no se aprovecha lo suficiente para que sector el turístico gane peso en esta comarca. Y todos están de acuerdo en que falta promoción pública. «Se ha hecho el esfuerzo de promoción de otros parques y aquí no se ha hecho. Sierra Mágina necesita un tratamiento especial», defendió el presidente de los empresarios, que opinó además que la proximidad de las ciudades Patrimonio de la Humanidad, Úbeda y Baeza, es algo que la comarca debería de rentabilizar más.

«El oleoturismo», apunto Sutil como la estrategia más interesante a seguir . «Hace falta una estrategia conjunta», dijo Morales, y puso como ejemplo su propia localidad, con el Santo Custodio: «se podría crear un paquete turístico con las caras de Bélmez», aportó como idea. «Ahora nos toca a nosotros la promoción», insistió María del Mar Dávila.

Pero para conseguir mejor promoción primero es necesario «creérselo». Desde los alcaldes hasta los empresarios, y pasando incluso por los vecinos. Todos deben de tener más autoestima y confiar más en las posibilidades de su tierra, según se apuntó en la mesa. Eso sí, todos estuvieron de acuerdo en que Sierra Mágina partía de una situación de desventaja respecto a otras zonas de la provincia. «Mientras unos hacían polígonos nosotros estábamos mejorando la red de saneamiento», aseguró el diputado y alcalde de Noalejo, que reconoció que ahora que «todas las localidades partimos de un mismo punto, y ya están hechos los cimientos, hay que hacer el tejado».

Comunicaciones

Y para hacer ese 'tejado' es clave contar con buenas comunicaciones y en eso también coincidieron todos. «La carretera del Levante es fundamental para nosotros, y una conexión por tren también», aseguró Barrionuevo. Con la finalización de los tramos de la Autovía del Olivar (A-316) este año se abre una esperanza, pero para ello es fundamental «el enlace con Sierra Mágina», un acceso a esta comarca, pasada la variante de Mancha Real, «que estaba en el proyecto inicial, pero que últimamente se había perdido», se quejó el presidente de la Cámara de Comercio, que puso su esperanza en que el nuevo delegado de Fomento de la Junta de Andalucía lo recupere para poder conectar así esta comarca, que tiene tanto que ofrecer, y aún hoy es «la gran desconocida».

Fotos

Vídeos