Recaudan fondos en Baeza para recuperar el monumento a Arredondo

Monumento original de 1927 en una imagen de la época./
Monumento original de 1927 en una imagen de la época.

La estatua que la ciudad erigió en honor del héroe de la Legión en las campañas de Marruecos de los años 20 cuenta con apoyos de 5.000 baezanos y 40 generales

JUAN ESTEBAN POVEDA

Familiares del capitán Pablo Arredondo Acuña, héroe de la guerra de Marruecos y uno de los cinco militares españoles bilaureados, informan de que el pasado 3 de diciembre, alcalde de Baeza comunicó al Pleno Municipal que, habiendo recibido la firma de más de 5.000 personas y la petición expresa de 40 generales y de más de 30 instituciones, había decidido aprobar, de nuevo por suscripción popular, la reposición de la estatua del bilaureado capitán Pablo Arredondo Acuña en lo que se conserva de su monumento, en el Paseo del Arca del Agua de Baeza. Se ha abierto una campaña para financiar el nuevo monumento a través de una suscripción popular, tal y como se levantó el original, que fue volado parcialmente durante la Guerra Civil. La iniciativa cuenta con el respaldo del Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas.

El capitán Arredondo, que había nacido en Baeza en 1890, desarrolló la práctica totalidad de su carrera militar en el protectorado de Marruecos, donde tomó parte en más de 50 combates, recibió 10 heridas de guerra y murió heroicamente al frente de sus legionarios el 19 de noviembre de 1924.

Ganó su primera Cruz de San Fernando en 1913 y la Cruz Laureada en la retirada de Xeruta al Zoco de Arba, acción por la que también fue recompensado con la Medalla Militar Individual y el ascenso a comandante por méritos de guerra.

«Para preservar eternamente la memoria y el ejemplo de Arredondo, en 1927 el pueblo de Baeza le erigió por suscripción popular el monumento en el que hoy, al cumplirse 90 años de su heroica muerte, un amplio grupo de ciudadanos y compañeros de armas pretendemos volver a colocar una réplica exacta de su desaparecida estatua», aseguran los promotores de la iniciativa. «En el espíritu de quienes en 1927, con su generosidad y su entusiasmo levantaron aquel monumento, solicitamos vuestra colaboración para llevar a buen puerto esta noble empresa, que al honrar a un ciudadano ejemplar y paisano nuestro, honra a la ciudad que lo vio nacer y a cuantos creemos en los valores que tan altamente representó y por los que dio generosamente su vida», reza una misiva que están recibiendo en sus casas miles de personas en Baeza y que circula también en ambientes vinculados al mundo castrense.

El héroe y la persona

«El capitán Arredondo es uno de los más grandes héroes españoles del siglo XX, nada menos que dos veces caballero de San Fernando, Medalla Militar Individual, un ascenso por méritos de guerra, más de 50 acciones de combate y 10 heridas de guerra anotadas en su hoja de servicios. Pero también, y quizás sobre todo, Arredondo es un ser humano extraordinario por su altruismo, por su generosidad, por su valor y su indomable voluntad, por la alegría y serenidad que sabía transmitir a los que le rodeaban en las ocasiones más difíciles y por la pasión que en todo ponía, 'modelo de caballeros y de soldados', como lo definió el teniente coronel Mola al conocer su heroica muerte», dice un escrito firmado por el comité organizador.

El estruendo de la batalla y el luto por los héroes forman parte del ADN de los Arredondo. En 1489 ya había uno de ellos, don Lope García de Arredondo, luchando junto a los Reyes Católicos en la toma de Baza, según consta en un pleito de Hidalguía ante la Real Chancillería de Granada. En el siglo XIX, el bisabuelo de Pablo Arredondo cabalgó con los Dragones de la Reina. Su padre, teniente coronel de Infantería que murió como consecuencia de enfermedades contraídas en la Guerra de Cuba, y sus tíos también vivieron de uniforme. Militares fueron Pablo y sus cinco hermanos varones, todos muertos en combate o por enfermedades propias de la guerra. La tradición militar se mantiene en la familia con un coronel que sirve actualmente en las Fuerzas Armadas.

Carrera militar

La carrera militar de Pablo Arredondo se inició en 1908, con 18 años. Ingresó en la Escuela Militar de Toledo. El 29 de junio de 1921, en la Operación 'Muñoz Crespo', Arredondo sufrió su bautismo de sangre. En el 23 se ganó su primera laureada tras otra batalla en la que resultó herido. En el otoño de 1924 participó en el repliegue de la columna del general Serrano desde Xeruta al zoco Al Arba. Su cuerpo sin vida quedó abandonado al enemigo tras haberse sacrificado para proteger la retirada del grueso del ejército. Por esta acción fue condecorado a título póstumo y se erigió en su honor un momento en Baeza a cuya inauguración acudió Primo de Rivera en nombre del Rey.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos