La Alhambra y Enrique Villar Yebra

EDUARDO M. ORTEGA MARTÍN.Granada.

Sr. Director de IDEAL: Llega por casualidad a mis manos ordenando en estos días mis archivos el número 2 de la revista 'Granada Siempre', de difusión gratuita y dedicada a la Alhambra que en septiembre de 1988 publicase este pintoresco personaje, mitad pintor, mitad poeta D. Enrique Villar Yebra, nacido en Granada en 1922 y fallecido en el año 2002. Parafrasea en su revista que Granada es la ciudad de la Alhambra, ya que todo gira alrededor de la misma, con récord o sin récord de maravilla del mundo. Describe este autor y pinta con maestría la Torre de Comares, la Torre de los Picos, y el Peinador de la Reina, la Puerta de las Armas, etc Acaba en la contraportada con una frase sonora y singular dedicada a este gran monumento universal: «La Alhambra es un elemento relevante en el paisaje urbano de Granada: su presencia le otorga una belleza singular, un carácter inconfundible. Vista desde la Alcazaba, desde Montes Claros, donde el Albaicín se confunde con el Sacromonte».

Este artista de forma altruista se dedicó de su bolsillo a difundir temas de Granada, hablaba de que muchos enigmas antiguos de Granada siguen en la ignorancia, por culpa de la invencible abulia del carácter de los granadinos que casi nunca se han tomado interés en serio en nada o casi nada Y en esto en parte tenía razón, ¿tienen que venir de afuera a recordarnos que Granada es una maravilla?

Este humilde pintor ha quedado en la memoria de quienes sin márketing, fama, votos o dinero, quedaron de forma simple y sencilla cautivados por Granada, cautivados por la Alhambra No se acercó Enrique a la Alhambra con un cargo político, o con un determinado estatus, o 'staff' social de rango importante. Se acercó enamorado de Granada y eso es lo que importa con el corazón humilde en la mano, como diría la canción, llorando por Granada.

Fotos

Vídeos