Marcelino Sánchez recibió el bastón del alcalde de Úbeda entre una gran ovación

Con sus diez concejales, los socialistas gobernarán en minoría y en solitario El edil andalucista Francisco Mendieta tuvo que soportar algunos reproches

ALBERTO ROMÁNÚBEDA
«GRACIAS». Sánchez muestra el bastón de mando junto a Carmen Requena y Juan Clemente. /ROMÁN/
«GRACIAS». Sánchez muestra el bastón de mando junto a Carmen Requena y Juan Clemente. /ROMÁN

Marcelino Sánchez es ya el alcalde de Úbeda. Cuatro años después de pasar el bastón de mando a Juan Pizarro volvió a recuperarlo dispuesto a demostrar, tal y como ha dicho en varias ocasiones, que ha aprendido algunas lecciones que está decidido a aplicar durante el nuevo mandato, intentando evitar errores que se vio obligado a pagar en las urnas hace cuatro años.

En el pleno de investidura y toma de posesión de ayer, Sánchez se alzó como alcalde al ser el número uno de la lista más votada, pues de entrada no obtuvo la mayoría necesaria de once votos. Cada partido apoyó a su propio candidato, a excepción de IU que votó en blanco, definiéndose así un gobierno del PSOE en minoría con diez concejales, acompañados de los ocho del PP, los dos de IU y uno del PA.

Así, Marcelino Sánchez fue investido alcalde entre aplausos y una gran ovación mientras el nuevo primer edil mostraba el bastón de mando y lo ofrecía orgulloso a la concurrencia que abarrotaba el salón de plenos. También fueron ovacionados todos y cada uno de los nuevos concejales socialistas en el momento de tomar posesión de su cargo, y sobre todo el recuperado Juan Clemente en su primera aparición pública tras ser sometido a una complicada intervención quirúrgica que le tuvo apartado de la campaña electoral.

«Silencio en la sala»

Asimismo recibieron aplausos los representantes de IU y PP, y la peor parte se la llevó el único concejal del PA, Francisco Mendieta, que tuvo que soportar algunos reproches y abucheos a su entrada al salón de plenos, al jurar su cargo y al recibir su medalla e insignia acreditativa, hasta tal punto que hubo que rogar silencio en dos ocasiones.

De esta forma, dos horas después de comenzar el acto y con bastante calor en la sala, quedó constituida la nueva corporación en la que el PSOE asume el gobierno en minoría tras haber descartado un pacto con IU, aunque dispuesto a dialogar con todas las formaciones políticas para sacar adelante los grandes proyectos de la ciudad. «Hemos aprendido mucho en estos últimos cuatro años y hemos entendido el mensaje de los ciudadanos, y por ello decidimos gobernar en solitario», aseveró Sánchez en su primer discurso como alcalde, opinando que «es un error buscar lo absoluto».

Primer mensaje

Así, habló de consenso, acuerdo y participación «para hacer una Úbeda mejor», pues «no se puede permitir la sordera y la mudez». Y con respecto a proyectos de futuro, aludió a la mejora de las políticas sociales, el cumplimiento de los compromisos adquiridos con la Unesco, el incremento de la participación ciudadana real y la unidad de Úbeda y Baeza en temas de gran trascendencia para dos localidades que tanto comparten. «Os invitamos a soñar un pueblo mejor y a que lo hagáis», finalizó el nuevo alcalde, no sin antes agradecer el trabajo hecho por los miembros de todas las corporaciones del periodo democrático.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos