Carmen Peñalver, primera alcaldesa de Jaén, promete «austeridad, honestidad y cercanía»

La socialista toma posesión tras el acuerdo de gobierno alcanzado con IU Dice que ejercerá de Personera, «defendiendo los derechos de la gente frente a cualquier amenaza o injusticia», y que el martes presentará su organigrama

JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN
INVESTIDA. Carmen Peñalver corresponde a los aplausos el salón de plenos del Ayuntamiento de Jaén tras ser nombrada alcaldesa de la capital. /PIQUI/
INVESTIDA. Carmen Peñalver corresponde a los aplausos el salón de plenos del Ayuntamiento de Jaén tras ser nombrada alcaldesa de la capital. /PIQUI

Jaén tiene nombre de mujer. Carmen Purificación Peñalver Pérez, «una mujer normal y corriente», como ella misma se definió, es desde ayer la primera alcaldesa de la capital, gracias al avance del PSOE y al apoyo de los dos concejales de Izquierda Unida, como reconoció expresamente en su discurso de investidura, en el que dejó sentado que los jienenses «han querido un cambio de gobierno» y que el nuevo, cuyo organigrama se presentará el próximo martes, gobernará «con otros valores», en concreto, con «austeridad, honestidad, cercanía y transparencia».

La sesión empezó pasadas las doce del mediodía con un ligero retraso, en parte por los trámites de última hora que tuvieron que cumplimentar los concejales de Izquierda Unida, muy ocupados en los horas previas con la asamblea que aprobó el acuerdo alcanzado en la víspera con el PSOE, con un ojo puesto en Torreperogil y Córdoba, en donde finalmente gobernará IU con el apoyo socialista. De ahí que la asamblea fuera tranquila y de ánimo y reconocimiento a quienes han cubierto una etapa municipal, como es el caso de su portavoz y anterior candidata, María Dolores Nieto.

Por todo ello, la delegación de IU subió desde su sede, en la Avenida de Granada, hasta el número uno de la Plaza de Santa María, con la sonrisa puesta y el rostro relajado después de muchos días, para asistir a una sesión cargada de emoción y de historia tras doce años de gobierno municipal del PP.

Ausencias y presencias

La comitiva sobre alfombra roja entró en un salón de plenos abarrotado de familiares y autoridades, entre ellas el consejero de la Presidencia y dirigente socialista, Gaspar Zarrías, y el parlamentario y dirigente de IU, José Cabrero, dos de los artífices del pacto de gobierno y pendientes ambos también de lo que ocurría en otros municipios. Entre los ausentes, los concejales del PP salientes (salvo Pilar Revuelto), incluido su presidente provincial, Fernández de Moya, que asistió a la toma de posesión en Mancha Real.

El secretario general del Ayuntamiento leyó las normas de funcionamiento y se constituyó la mesa de edad, con la edil del PP Elena González como más joven y el socialista Eduardo Castro como el más veterano y que casi se le quiebra la voz cuando tras la votación nominal proclamó el resultado: «Al haber obtenido mayoría absoluta de los votos de los concejales, queda proclamada alcaldesa doña Carmen Peñalver Pérez, cabeza de lista del Partido Socialista».

Peñalver prometió el cargo y entre aplausos alzó la vara de mando como ofreciéndoselo a la ciudadanía, un gesto en sintonía con su posterior discurso de gobernar con y para los ciudadanos.

Su primer saludo fue para el último alcalde socialista, José María De la Torre, con quien fue teniente de alcalde a comienzos de los años noventa, y el segundo para Gaspar Zarrías. Después saludó a su familia y uno por uno a todos los miembros de la nueva corporación hasta ocupar el sillón presidencial, alzando de nuevo la vara.

Su discursó arrancó con un saludo especial a sus padres e hijos, presentes, y un agradecimiento a los ciudadanos, colectivos sociales, barrios y al PSOE, al tiempo que prometía devolverles el apoyo. Y luego se centró en dos ideas: que gobernará también para quienes no le han votado y con «mano tendida» al PP, y que gobierna gracias IU, a la que ofreció «lealtad» y respecto a su personalidad política, y que procurará forjar un gobierno «único y sin fisuras».

Cuando bajó la escalera del Consistorio fue recibida entre aplausos y vítores por los ciudadanos que vieron la ceremonia en una pantalla instalada en el vestíbulo o que aguardaban en la plaza, en un elevado número.

Y en las escaleras se hizo la foto oficial y la Banda Municipal de Música tocó el Himno de Jaén, cuyos primeros acordes liberaron la emoción en forma de aplausos, bravos y el canto a coro del mismo. Después sonó el de Andalucía, que arrancó los aplausos de las delegadas de la Junta, en primera fila y, por último el de España, al que los concejeales del PP respondieron con otro enérgico aplauso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos