«A veces en televisión se piensa más en cargarse al rival que en el público»

Después de interpretar a Mauri en 'Aquí no hay quien viva', encarnará a un profesor en 'El internado', una serie de suspense que Antena 3 estrenará en mayo

MERCEDES RODRÍGUEZCOLPISA. MADRID

Luis Merlo reconoce que rechazó participar en la comedia 'La que se avecina', secuela de 'Aquí no hay quien viva' que ayer estrenó Telecinco, porque el papel que le asignaban era una copia de Mauri, un personaje que caló en la audiencia y por el que siente un respeto reverencial. Tras despedirse de su papel, el actor, quería distanciarse un tiempo de la pequeña pantalla y se ciñó a su trabajo en el teatro. Pero su descanso televisivo ha sido breve, ya que le ofrecieron interpretar al protagonista de 'El internado', serie que estrenará en mayo Antena 3, y no pudo negarse. Así que, seducido por una ficción novedosa que mezcla suspense y emoción, se volcó en este nuevo título producido por Globomedia, en cuyo reparto también estará Amparo Baró. Con la nueva apuesta espera dejar atrás a Mauri, «porque habría estado atrapado toda la vida por él, como ocurrió con Chanquete».

-Cambiar de registro puede ser bueno para un actor, pero también significa un riesgo cuando se ha interpretado un papel tan popular como el de 'Aquí no hay quien viva'...

-Los que oficiamos lo que otros inventan pretendemos tener una carrera rica. ¿Qué significa eso? Correr el riesgo de no quedar varados en un personaje y tratar de hacer otros distintos. Yo pienso más en la conveniencia artística que en la comercial. Y por fin hago de un hombre de mi edad, de 40 años, un profesor que tiene un compromiso con la enseñanza, y yo creo que hay que apoyar a los que vienen detrás. Me siento muy identificado con este personaje, Héctor, director del internado, un hombre idealista que cree en lo que hace, que antepone a sus conflictos personales un compromiso con unos chicos que, en la mayoría de los casos, tienen una carencia afectiva porque sus padres son millonarios que 'aparcan' a sus hijos en la residencia. Además, trabajo con unos actores que representan todo lo mejor de la gente joven, entregados y disciplinados.

-Mauri también le ha debido de dar muchas satisfacciones, porque fue un personaje al que el público tomó cariño.

-Es el personaje que más me ha dado en repercusión. Hay dos papeles en mi carrera, el primero fue Calígula en el teatro, porque me proporcionó el reconocimiento profesional, y el otro Mauri, que me aportó la popularidad. Lógicamente, no quería quedarme en esos dos personajes. Agradezco que quisieran contar conmigo para el nuevo proyecto, pero llega un momento en que el intérprete tiene que pasar página para afrontar nuevos retos.

-¿Se hubiera quedado en 'Aquí no hay quien viva' de continuar la serie en Antena 3?

-Yo creo que sí. Pero con toda la transformación ('La que se avecina') me convertía en otro personaje, y yo quería ser recordado por Mauri, no por una copia de él. Decidí no formar parte del nuevo proyecto y al poco tiempo me llamó Luis San Narciso para 'El internado'. Yo me había planteado seguir con el teatro y no meterme tan pronto en otro proyecto de televisión para crear una distancia, pero me sedujo la serie y el personaje, así que dije: de cabeza.

El poder del directo

-Las estrategias del mercado han provocado que 'Aquí no hay quien viva', de Antena 3, pase a llamarse 'La que se avecina' y se ubique en Telecinco. ¿Qué opina de esos movimientos?

-Es algo que se escapa a los actores. En televisión se mueve tanto dinero a través de tantas manos que a veces se olvidan de que nuestro trabajo lo hacemos para que lo vea el público. A veces en televisión se piensa más en cargarse al rival que en el público. Nos olvidamos de lo fundamental, que es darle placer al espectador.

-¿Interpretar un papel popular en televisión arrastra público a sus funciones de teatro?

-Yo creo que sí. Todo ayuda, siempre que nuestro trabajo teatral lo hagamos desde la humildad, porque la soberbia del éxito es malísima.

-Otro actor vocacional del teatro, José María Pou, comenta que se ha producido un renacimiento en la escena, porque el cine se ve en casa y el público va a las salas a ver espectáculos en vivo...

-El poder del directo y del ahora, la energía del público cuando estás en escena cada día tiene más relevancia. Curiosamente, Internet ayuda a conseguir entradas para el teatro más baratas. Desde pequeño he oído decir que el teatro está en crisis, y yo creo que es el mundo entero lo que está en crisis. Hay menos crisis en el teatro que en el debate político actual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos