Empresas de energía solar pasan apuros para hallar profesionales ante la subida de demanda

Las academias de Jaén han constatando un espectacular incremento en las peticiones de cursos y solicitudes de información para obtener el carné de instalador de energía solar

CARMEN CABRERAJAÉN

Técnico instalador en energía solar. Quédese con este nombre porque muy pronto va a ser una de las profesiones más demandadas y en la cual están depositando muchas esperanzas los desempleados que hoy en día no tienen muy claro su futuro.

Las empresas del sector aseguran que es cuestión de tiempo que éste sea uno de los trabajos más necesitados, sobre todo ahora que se ha aprobado la reforma del Código Técnico de Edificación. En ella se impone la obligación de que todas las viviendas construidas después de septiembre de 2006 tengan que abastecerse en parte con energías renovables (a través de placas solares para obtener el agua caliente).

Por el momento, muchas de las construcciones pertenecen a una fecha anterior, después de la avalancha que se produjo en los meses del verano pasado para que los proyectos se aprobaran antes de que entrara en vigor la norma. Por eso, se espera que el 'boom' se produzca en los próximos años, cuando los proyectos que se ejecuten incorporen de forma obligatoria estos puntos.

La duda que se plantea ahora es si se dispone de suficiente mano de obra especializada para ocupar este nuevo yacimiento de empleo, del que hasta ahora se hablaba pero no se vislumbraba con claridad una salida. La respuesta es que existe escaso personal. Por ello, de momento se está recurriendo a profesionales de otros ámbitos como la fontanería y la electricidad. Así lo pone de manifiesto el consejero delegado de una de las empresas más importantes de la provincia en energías renovables, Solar Jienense, Juan Casas de Dios. «Buscamos trabajadores relacionados con el tema, como electricistas, porque hay carencia de profesionales», asegura.

Aumento de plantilla

La firma se ha visto obligada a aumentar la plantilla más de un 30 por ciento en los últimos dos años. Ha pasado de tener unos 40 trabajadores a casi los 70 debido al incremento de demanda. Lo que tiene muy claro es que «este mercado no tiene visos de futuro, sino de presente. Hay que apostar por las energías renovables porque tiene muchas posibilidades. Además de que a partir de ahora obliga la ley, también es cierto que los ciudadanos cada vez se encuentran más concienciados con el tema energético y el respeto al medio ambiente. Tenemos un gran potencial en España y debemos aprovechar al máximo nuestros recursos naturales», apunta Casas.

Ante un panorama tan prometedor, son muchas las empresas que se están intentando introducir en este mercado, instalándose en la provincia. Así, además de la mencionada de Solar Jienense, también han surgido Innovasolar, Agua y Energía Solar de Úbeda, Andaluza de Climatización o Gas Mengíbar (especializada en energía solar térmica). Son firmas que quieren subirse al tren de las energías limpias y no perder un camino que además está siendo fuertemente refrendando por las administraciones públicas con subvenciones para incentivar que los empresarios apuesten por este nuevo sector.

El caso es que si cada día surgen nuevas empresas, ¿dónde buscan a profesionales formados? Muchos están echando mano de personas que se están preparando a través de diversos cursos. Ante la falta de experiencia laboral, las clases se han convertido en un aval complementario. La Junta de Andalucía, por ejemplo, ofrece uno de instalador de sistemas de energía solar térmica, de casi 400 horas de duración. Se trata de cursos gratuitos en los que se integran clases teóricas y prácticas. Muchos acuden ellos con el fin de trabajar como autónomos, conscientes del mercado de trabajo que se está creando con buenas perspectivas.

También se puede optar por programas privados, en los que los precios pueden rondar los dos mil euros. A cambio, en muchas ocasiones se ofrece un compromiso de contratación en las empresas en las que se hace prácticas. De hecho, muchas firmas piden estudiantes en prácticas y en ocasiones se quedan con ellos. Es lo que comenta Raúl Segrí, de la academia Master-D, que posee una delegación en la capital jienense. Uno de los cursos que ofertan es el de técnico en energía solar y eólica. Apunta que «llevamos un par de años en los que este tema se ha puesto muy de moda y ahora ayudará mucho más la aprobación del Código Técnico de Edificación. Cada vez llega más gente demandando este tipo de cursos, aunque también es cierto que ahora existe un poco de intrusismo de electricistas y fontaneros».

Buscando la subvención

Segrí, sin embargo, subraya que este 'boom' tardará un poco más en llegar a Jaén, ya que «siempre vamos algo más lentos en todo con respecto al resto de provincias. La iniciativa privada suele ir más rápida que la Administración y muchas veces la gente debe esperar hasta recibir las ayudas. Yo calculo que el mayor apogeo llegará aquí en cuatro o cinco años», apunta. Almería y Granada son para él las primeras que lo notarán, porque en Jaén «ahora lo que más se lleva es el tema de los huertos solares, es decir, buscando las subvenciones y obtener dinero de una forma fácil. Lo demás vendrá poco a poco».