Noé Calleja le da los tres puntos al Real Jaén

El meta, que paró un penalti en el minuto 4, completó un gran partido El Alcalá es el mejor equipo que ha pisado La Victoria esta temporada

RAFAEL Gª-CASARRUBIOSJAÉN
PENALTI. David Hernández remata de cabeza, mientras que un defensa sevillano le clava los tacos en el costado. /FRANCIS J. CANO/
PENALTI. David Hernández remata de cabeza, mientras que un defensa sevillano le clava los tacos en el costado. /FRANCIS J. CANO

Minuto 4. Calleja comete un penalti sobre López y Álex Ortiz lo lanza al palo izquierdo de la portería blanca. Todo indicaba que iba a entrar, pero apareció una providencial mano de Noé Calleja, quien hizo una estirada de dibujos animados para desviar el balón a córner. Así comenzó el choque que enfrentó ayer en La Victoria al Real Jaén contra el Alcalá de Guadaíra y que acabó con el resultado de 1-0 para los locales. El partido correspondía a la decimosexta jornada del grupo IV de la Segunda División B.

El choque de ayer dejó dos caras muy diferentes. En la primera parte se vio un partido espectacular, de esos que hacen afición. No obstante, el segundo período fue aburrido, soporífero y soso, donde sólo una jugada de Manu Busto fue capaz de sacar a los aficionados de su letargo.

Tras el penalti, el Real Jaén disfrutó de dos ocasiones antes de marcar el único gol del partido. En el minuto 8, Íñigo Ros se sacó de la chistera un pase que dejó solo a David Hernández delante del meta sevillano. El gaditano tenía dos opciones. Por un lado podría haber intentado el disparo, ya que no estaba muy escorado. Por otro, y la opción más lógica, tenía a Manu Busto solo para empujarla. No hizo una cosa ni la otra. Decidió hacer un centro-chut que se fue lejos de los tres palos y era inalcanzable para Busto. No fue la tarde de Hernández, pese a que lo intentó con la garra y fuerza que le caracterizan.

Cañonazo

En el minuto 15 llegó el gol del Real Jaén. Antonio Cañadas botó magistralmente una falta cerca del pico del área que Íñigo Ros consiguió peinar lanzando el balón al fondo de las mallas. Otro Cañonazo y otro gol del Real Jaén. Si Antonio 'Harry Potter' Cañadas hubiera jugado en Águilas, otro gallo cantaría.

Siete minutos más tarde Calleja tuvo que ponerse el mono de trabajo. Hasta dos veces despejó el balón de la línea el guardameta blanco, y aunque en la tercera ocasión no pudo atajar el balón, el esférico rebotó en el poste. Y aquí se acabó el partido.

La segunda parte recogió un choque soso y soporífero, aunque Manu Busto volvió a regalar una perla futbolística a su afición, una de esas a las que ya está acostumbrada la parroquia blanca. El cántabro cogió el balón en el centro del campo y se le dibujó una de esas sonrisas que indican que va a hacer una diablura. Se zafó de dos defensas, dejó sentado a un tercero y se fue a la banda derecha para volver loco a un cuarto defensa. Después de su lucimiento personal pensó que ya era hora de que otros disfrutasen del balón, por lo que mandó un centro medido a la testa de David Hernández, quien inexplicablemente mandó el balón fuera. Lo dicho, una de esas jugadas que crean afición.

La última ocasión del choque fue también de David Hernández, quien recibió un balón de Manu Busto que le dejó solo y el gaditano disparó al muñeco, como se suele decir.

Con este triunfo, el Real Jaén ya suma cuatro victorias consecutivas en su feudo. Los tres puntos han colocado a los blancos en el séptimo puesto de la tabla. La mala noticia es que sigue a cinco puntos del ascenso, aunque ya ha dejado atrás a algunos de sus rivales directos.

El grupo IV está siendo uno de los más ajustados que se recuerdan en la Segunda División B. La prueba es que los cuatro primeros están empatados a 30 puntos. Por tanto, se puede decir que el Real Jaén está a cinco puntos del líder. Puntuar en Extremadura esta jornada es vital para cerrar el año en posiciones privilegiadas.