El interior Pedro Díaz advierte del peligro de la estrategia del Baza

El zurdo ve un CD Linares más maduro y compacto que el del arranque de Liga El azulillo sabe que su principal obstáculo será el pequeño campo granadino

ÁNGEL MENDOZALINARES

La plantilla del Club Deportivo Linares trabajó ayer sólo por la mañana. Braojos preparó una sesión física en el pabellón polideportivo de La Garza y hoy vuelven al trabajo a las cuatro y media para hacer el habitual ensayo de los jueves. Toca viajar a Baza, uno de los campos más incómodos de la categoría por sus dimensiones y el estilo de juego del rival.

El interior diestro del CD Linares, Pedro Díaz, valora sobre el conjunto bastetano que «será un encuentro muy complicado y más en la situación que está el Baza. Los puntos les vienen de maravilla y confiamos en que intenten ir a por el partido. Si se lanzan al ataque nosotros podremos hacer juego con más espacios. Normalmente los conjuntos más modestos se crecen ante equipos como Linares, Córdoba o Cartagena. Para los futbolistas también es un escaparate».

El rival

El Baza sabe aprovechar muy bien las dimensiones de su campo y cuenta con un amplio abanico de estrategias ensayadas. Lo tienen estudiado para que cualquier falta, saque de puerta o de banda se conviertan en balones peligrosos para la defensa rival.

«Todos esos detalles puntuales son vitales. Hay que estar muy atentos a las segundas jugadas y los saques de banda en tu campo son como un córner. Debemos mantener la concentración y que no aprovechen esas circunstancias, ya que son unos expertos en ese tipo de jugadas. Entre sus jugadores más en forma destaca Amado, que está haciendo goles, aunque de lo que realmente debemos preocuparnos es de nosotros mismos», añade.

Las bandas del CD Linares ganan calidad con el paso de las jornadas. Es una de las premisas que el entrenador Pedro Pablo Braojos quiere en su equipo, buenas entradas por los costados y balones francos para los delanteros, lo que sería la clave del ataque azulillo.

Óscar Ventaja y Pedro Díaz brillaron ante el Cartagena en el último encuentro de Liga. Los azulillos son cada vez más un bloque donde todos saben el trabajo a realizar sobre el campo. «Creo que ahora el Linares está más maduro. El equipo se está soltando y cada jugador sabe cómo buscar a los compañeros. Era vital que Óscar y yo nos conjuntásemos lo antes posible con el resto, ahora nos conocemos mejor. Se está demostrando claramente que tenemos equipo para jugar muy bien. Normalmente en Linarejos los rivales vienen a encerrarse y es todo más difícil, pero cuando llega un conjunto como el Cartagena, que intenta ganar el partido, eso nos beneficia porque podemos robarle el balón y hacer mucho más daño», valora el centrocampista azulillo.