Víctor Blanco asegura que el CD Linares debe mejorar todavía su balance en casa

El centrocampista quiere sacudirse a base de buen fútbol la sensación de culpa que le dejó su última expulsión Uno de los objetivos del equipo para el partido frente al Villanueva es demostrar que Linarejos aún es un fortín

ÁNGEL MENDOZALINARES

Pedro Pablo Braojos tiene una difícil elección, o fácil según se mire, para el choque del domingo ante el Villanueva. El once inicial está definido, pero completar el banquillo no es tan sencillo cuando tienes tantos buenos jugadores con ganas de minutos. Recompensar el trabajo, al tiempo que motivar y buscar lo mejor para el equipo, es lo que tendrá que hacer Braojos para mantener la máxima competividad en la plantilla azulilla para el partido.

El técnico vuelve a disponer de Víctor Blanco si desea incluirlo en la convocatoria. Quitarle el puesto al mariscal Romerito son palabras mayores, pero el joven madrileño sí espera tener una nueva oportunidad en forma de minutos para demostrar su valía. Titular en la cantera del Real Madrid, no es fácil para un jugador de tan sólo 22 años arrancar una nueva temporada en otro club desde la grada.

«Es lo que toca y tienes que asumirlo con humildad, trabajando para ponerle las cosas difíciles al míster. Esta semana me ha dejado muchas sensaciones. Empecé triste por la expulsión y me sentía, en parte, culpable por el empate ante el Málaga B. Por otro lado, está la ansiedad por el próximo partido para saber si estoy en la convocatoria», expresa el centrocampista.

Linarejos reconoció su calidad y quiere volver a verlo sobre el campo para valorar hasta dónde puede llegar el madrileño. «Oigo comentarios. Tampoco es que Linarejos me demande, pero estoy muy agradecido a la afición y voy a trabajar por ello, para devolverle ese cariño con buen juego. No me puedo quejar en nada de la afición. Con los compañeros estoy fenomenal y sólo pido jugar un poquito más. Con la oportunidad del otro día me reivindiqué, pero hay que seguir haciéndolo bien», asegura Víctor Blanco.

Campo

Uno de los objetivos del Linares para mañana es demostrar que Linarejos sigue siendo un fortín. Esta temporada se han escapado muchos puntos en casa, aunque fuera de la localidad minera los azulillos de Pedro Pablo Braojos están teniendo un buen balance en la competición.

«Hay que ganar. Sobre todo porque hemos tenido una racha rara en casa con la derrota ante el Portuense o los empates frente a Extremadura y Málaga B. En casa debemos sumar de tres en tres, es una de las cosas a mejorar», argumenta el jugador.

El sub 23 azulillo comenta que está ansioso por conocer la convocatoria de mañana, ya que «manteniendo el nivel que el equipo demuestra fuera de Linarejos, con partidos muy bien planteados, se seguirán sumando muchos puntos importantes que llevarán al equipo hasta donde quiera».

La plantilla tuvo ayer sesión suave por la mañana. Hoy toca la última sesión antes del partido. Al término de la misma, Braojos dará a conocer la convocatoria.