Los productores dicen que queda el aceite justo para el enlace

Aseguran que a Bruselas «le escoció» el rechazo frontal de importaciones para regular el precio a la baja Acusan a la UE de «asustar a los productores» para que vendan barato

J. E. P.JAÉN
EN LA ALMAZARA. Zumo recién obtenido en una fábrica. /IDEAL/
EN LA ALMAZARA. Zumo recién obtenido en una fábrica. /IDEAL

El sector aceitero jienense discrepa abiertamente de las impresiones del Jefe de la Unidad de Aceite de Oliva de la Comisión de Agricultura, Tomás García Azcárate, quien señalaba lo atípico de la campaña de comercialización de aceite que ya acaba y en la que «algunos irresponsables» han provocado que caigan los precios a menos de 3 euros cuando aún queda en las bodegas el 40% de la producción, después de haberse cotizado el kilo a más de 4 euros. Las organizaciones agrarias aseguran que «queda el aceite justo para el enlace» de campaña, lo que va en contra de la idea de García Azcárate de que se había tenido «falta de visión de futuro», y señalan que no ha habido irresponsabilidad alguna en el sector productor.

«En un año con una producción en la provincia de 265.000 toneladas -la media de la última década está en torno a las 400.000- es inevitable que los precios suban. El mercado del aceite de oliva lo debe regular la ley de la oferta y la demanda, no la UE asustando a los productores para que vendan barato con la amenaza de traer aceite de terceros países», asegura el gerente de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero. «La mayor parte ha vendido en torno a 3 euros. Al productor no se le puede achacar nada», indica Rafael Civantos, secretario general de COAG, en referencia a que cuando los precios estaban a más de 4 euros se hicieron pocas operaciones por la falta de compradores. «¿Cuántos kilos se vendieron a más de cuatro euros y medio?», se pregunta. Además, señala que con lo que se está pagando ahora «se mantiene un precio dentro de los umbrales de la rentabilidad».

El contingente

Tomás García Azcárate defendía la conveniencia de hacer una señal al mercado cuando los precios subieron anormalmente autorizando la importación de un pequeño contingente (se hablaba de 30.000 toneladas) que chocó frontalmente con la oposición del sector. De nuevo habló en este sentido de «irresponsabilidad»: «Lo importante no es que se traiga algún aceite de fuera, sino que el mercado se regule», justificó el técnico en Bruselas.

El desacuerdo con esa opinión del sector en Jaén es total. «En Bruselas escoció el rechazo a esa medida, pero ésa no era solución para regular el mercado», opina Rafael Civantos. El dirigente de la COAG plantea además la posibilidad de que «el año pasado nos colaran por la puerta falsa 258.000 toneladas». Luis Carlos Valero apunta que «una vez descartado el contingente, los mensajes catastrofistas van por otro lado. Nos dicen que todavía hay mucho aceite guardado y que al final los productores no le podrán dar salida o tendrán que venderlo a precios irrisorios».

Las cuentas

Asaja y COAG apuntan que las existencias que quedan en las almazaras son las justas para cubrir el enlace entre campañas. Asaja hace números: entre enlace, importación y producción, había 1.139.690 toneladas disponibles para esta campaña en España. De los datos de la Agencia del Aceite se desprende que en consumo interno se habían ido ya en julio 378.700 toneladas. Con la media de consumo mensual, agosto, septiembre y octubre habrán superado con creces 139.000 más. Por otra parte se han exportado 311.000 toneladas.

El aceite consumido hasta ahora alcanza las 690.300 toneladas. Por tanto, quedan 400.000 en bodegas con los datos de julio en la mano. Si se resta el consumo previsto en otro trimestre (desde agosto a octubre) queda un enlace (noviembre y diciembre) de entre 150.000 y 170.000 toneladas. «El aceite que queda es el justo para llegar a la próxima campaña de producción, por los pelos. Con un enlace tan bajo, el próximo año hará falta aceite. Mucho aceite», explica Valero.