Un pasacalles multicultural abre la 31 edición del Folk del Mundo