Treinta personas participan en 'Linares se pone en verde'

El arroyo artificial situado en el recinto ferial fue el primer lugar de su andadura. /ENRIQUE
El arroyo artificial situado en el recinto ferial fue el primer lugar de su andadura. / ENRIQUE

Realizaron labores de limpieza del arroyo artificial que recorre el recinto ferial

ALMUDENA GARRIDOLinares

El movimiento emergente 'Linares se pone en verde' comenzó su andadura en la mañana de ayer realizando la primera de las intervenciones que tienen preparadas en la ciudad. El punto de encuentro fue la Glorieta de América, más conocida como 'Zapatones', y desde allí se dirigieron hasta el arroyo artificial situado en el enclave del recinto ferial.

En ese lugar, cerca de una treintena de personas realizaron labores de limpieza para que luciera con todo su esplendor y así evitar los malos olores de los que siempre se han quejado los vecinos y vecinas de la zona.

En esta ocasión, realizaron una intervención sobre una zona especialmente sensible del espacio urbano, que desvelaron llegado el momento. La intención de la organización es que «la ilusión que pudiéramos haber generado en la gente tenga continuidad. Alcanzar metas modestas, pasito a pasito, sin más expectativa que el bien común».

Ésta es la primera actividad que realizan bajo la denominación 'Linares se pone en verde', aunque todo apunta a que el próximo 31 de agosto, Día Internacional del Árbol, realicen una nueva actividad. Además, a partir de septiembre, mes en el que han fijado contactos con el Ayuntamiento, elaborarán una agenda de actividades destinadas a centros educativos y a cualquier voluntario que quiera contribuir a la causa. También desean organizar una «comisión técnica» de expertos en gestión y educación ambiental para ser asesorados antes de cualquier actividad que tenga una incidencia sobre el medio ambiente.

La línea de trabajo que seguirán será en torno a tres objetivos fundamentales, la sensibilización y concienciación sobre la contaminación del medio rural, la denuncia de su estado y una intervención más eficiente para reducir sus consecuencias.

La organización

Bajo la denominación 'Linares se pone en verde' y con una firme presencia en redes sociales con cerca de 500 seguidores, este movimiento pretende concienciar a los ciudadanos por mejorar las condiciones del entorno. Impulsada por David Díaz, la iniciativa ciudadana creció hasta convertirse en lo que es hoy, un colectivo que cuenta con el apoyo de centros educativos como el IES Santa Engracia o la Cooperativa del Colegio San Joaquín y voluntarios de Cruz Roja y del propio Ayuntamiento de Linares. Entre todos, pretenden que se lleven a cabo numerosas tareas tanto de concienciación como de limpieza de algunos enclaves del municipio como los pinos de La Cruz o los diferentes pantanos cercanos a la ciudad.