Ana Moreno rinde homenaje a las 'Mujeres de carne y verso' en su nuevo libro de poemas

Yolanda Sáenz de Tejada recitó algunos de los poemas del libro de Ana Moreno./ENRIQUE
Yolanda Sáenz de Tejada recitó algunos de los poemas del libro de Ana Moreno. / ENRIQUE

J. SOTOLINARES

La escritora y poeta galduriense pero linarense de adopción, Ana Moreno, se rodeó de amigos para presentar el que es su segundo libro de poesías, el pasado miércoles por la tarde. En el salón de actos de la Casa-Museo 'Andrés Segovia', dio a conocer su obra 'Mujeres de carne y verso' y para ello contó con la también poeta Yolanda Sáenz de Tejada que fue recitando algunos de los poemas de este libro que ya está a la venta.

Moreno comenzó analizando su libro desde la imagen que lo envuelve y que es una foto de Mari Ángeles Pérez. «En este nuevo libro las mujeres siguen haciendo camino sin olvidar la memoria, lugar donde vienen y uniendo sus fuerzas para conquistar el espacio que les corresponde», dijo Moreno relacionándolo con su primera obra de poesía titulada 'Mujeres en vuelo'.

El título de su nueva obra también es significativo porque «se trata de mujeres, en plural. Mujeres reales, de carne; y mujeres en materia poética, de verso, y que no son objeto por supuesto, sino sujetos poéticos», apuntó Moreno. El prólogo lo firma Mónica Doña, mientras que el colofón del libro lo dedica a Rosa Chacel y a las escritoras del 27, «injustamente olvidadas durante décadas», concluye el libro.

'Mujeres de carne y verso' se divide en cuatro capítulos que empiezan con una cita cada uno de ellos, todas ellas escritas por mujeres como María Teresa León, Alejandra Pizarnik, Sara de Ibáñez, Fanny Rubio y Santa Teresa de Jesús, entre otras.

«Los poemas están escritos desde una conciencia de mujer que recoge vivencias y recuerdos propios, lecturas, confidencias, testimonios más o menos lejanos y experiencias compartidas. Todo eso no constituye la voz de la mujer en abstracto, sino las voces de las mujeres que tienen en común el género, de lo que son diversas y distintas entre ellas y tratan de conquistar su propia identidad», añadió Moreno.

'En la memoria', que es el primer capítulo del libro, recuerda a Frida Kahlo, pero también a otras mujeres menos conocidas e incluso a aquellas que pasaban las tardes cosiendo compartiendo confidencias y complicidades, además de otros poemas. 'En el camino', la segunda parte del libro, aparece el dolor, la pobreza, el desamparo de los niños, la explotación en sus múltiples formas, la soledad, «pero también la palabra como un derecho para nombrar el mundo porque la palabra es poder y a las mujeres nos la han negado muchas veces, nos han condenado a repetir el discurso de otros y con eso nos han obligado a aceptar una forma de entender el mundo que no es la que queremos porque, entre otras cosas, es tremendamente injusta», subrayó la autora. En 'Pasos de baile' reivindica en uno de sus poemas la relación entre un hombre y una mujer, un amor entre iguales, «y vivir en sintonía aportando cada uno su ser, que no se diluye en el otro sino que suma», argumentó Moreno.

Por último, en 'La Hora Violeta', capítulo que cierra el libro, hay tres poemas en los que recoge la lucha del movimiento feminista.

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos