«El 'leit motiv' de mi vida es estar en el movimiento vecinal mientras pueda»

Juan José Reca, en la Federación Himilce./ENRIQUE
Juan José Reca, en la Federación Himilce. / ENRIQUE

Juan José Reca Presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos 'Himilce' | El máximo responsable de la Federación Himilce repasa la evolución, los hitos y los retos a los que se enfrenta en Linares el movimiento vecinal

JÉSSICA SOTOLINARES

Juan José Reca es un linarense de adopción que desde la Federación Himilce (colectivo que aglutina a casi todas las asociaciones vecinales de Linares) trabaja con ahínco para que, dentro de sus posibilidades, dar respuesta a los problemas que le trasmiten los linarenses. Aunque lleva muchos años ligado al movimiento vecinal, de sus palabras se desprenden que su intención no es abandonar el barco y mucho menos en la situación en la que se encuentra Linares, que le duele profundamente.

-¿Cuál ha sido la evolución del movimiento vecinal en Linares?

-Cuando se empezó el movimiento vecinal en Linares había muchas deficiencias urbanísticas. Todo estaba prácticamente encaminado a esto. Peleábamos por el asfaltado de las calles, por el alumbrado, por un acerado en condiciones... Es decir, todo era una cuestión urbanística y eso tardó unos años. Ahí estuvimos bregando hasta que ya se consiguió que todos los barrios, más o menos, tuvieran unas infraestructuras dignas. Luego, eso va cambiando. Se mantienen las organizaciones sociales de las asociaciones vecinales pero ya hay que ampliar el espectro del trabajo. Primero, afianzar las asociaciones vecinales. Segundo, que se mantengan estas infraestructuras por lo que hacía falta estar pendiente de ello y conseguir los locales para cada asociación. Ese es un trabajo que, incluso, hoy estamos en ello porque tenemos dos asociaciones que no tienen local todavía. Son la del Paseo de Linarejos y Cortijos de Náquer. Posiblemente la solución sea pronta porque ambos tienen ya localizado un sitio y eso también ha sido una lucha permanente.

Después han ido surgiendo otra serie de problemas en los barrios a los que también tenemos obligación de atender porque afectan a la vida cotidiana de los vecinos. Estos pueden ser el paro, la seguridad ciudadana, la inmigración... Hay muchos problemas que afectan a los barrios y no podemos dar la espalda, sino que estamos para mejorar día a día la vida de los vecinos y las vecinas. También hemos estado bastante tiempo y al fin se consiguió tener una participación y que cuenten con nosotros en el Ayuntamiento a la hora de tomar decisiones.

Llevamos bastantes años en todas las comisiones informativas y en los patronatos, que es donde se hablan de los problemas que hay en la ciudad. La participación en la administración local la tenemos bastante conseguida. Esto no es solo de un partido políticos, sino que todos creen que la participación vecinal es positiva y así nos lo trasmitieron en una reunión que se celebró aquí y organizada por CAVA Andalucía.

-Es un trabajo arduo y que se va actualizando conforme se hacen eco de las reivindicaciones de la ciudadanía, ¿no es así?

-Seguimos trabajando porque hay que estar pendientes de muchas cosas. Nosotros todos los años hacemos una recopilación de sus necesidades y de los problemas que afectan a cada barrio visitando a las asociaciones o teniendo reuniones aquí. Esto lo plasmamos en un documento, lo entregamos al Ayuntamiento y estamos pendientes de eso. Eso supone que, por ejemplo, cuando llegó el Plan E de Zapatero (José Luis Rodríguez Zapatero), acabábamos de entregar nuestras propuestas y en esa ocasión absorbimos todo el dinero que venía de ese plan y se gastó todo en obras para los barrios. Hemos estado unos años pendientes de que eso se mantenga. Fue una atención bastante generalizada y quedamos muy contentos.

Ahora, con el programa EDUSI, hemos hecho aproximadamente lo mismo. Hoy están todas las asociaciones de vecinos pendientes de que les lleguen las obras. Se va a hacer en dos partes. La primera son obras en las sedes de las asociaciones de vecinos, que algunas se están ya terminando. La segunda, obras de carácter civil en los barrios: calles, alumbrado, asfaltado, conducción de agua... que empezarán ahora. Al estar en las comisiones, podemos tener la documentación, estar pendiente de lo que se hace para informar a los vecinos y nos está saliendo bien porque se está trabajando en los barrios.

-Uno de los hitos podemos decir de la Federación Himilce es que participasteis activamente y vuestra lucha fue clave para que el Campus Científico y Tecnológico de Linares fuese una realidad.

-Surgió de la Federación contando con la propia Escuela Politécnica Superior de Linares y se creó la plataforma por los estudios universitarios de Linares y costó bastante. La alegría es que pudimos estar allí el día de la inauguración porque nuestra pelea fue con la Junta e, incluso aquí en Linares, había opiniones distintas sobre lo que debería de ser y lo que no. Nosotros no es que no nos gustara lo que se nos proponía, por ejemplo el Ayuntamiento, sino que entendíamos que era darle más largas y no queríamos que se retrasara más. Esa plataforma estuvo activa unos años y al final se consiguió inaugurar y ahí está.

Ahora no es que estemos totalmente integrados porque ha surgido la idea de otro sitio (Plataforma ciudadana 'Todos a una por Linares') pero cuando hay movilizaciones y tal, ellos vienen, nos cuentan lo que piensan hacer y los porqués y participamos como una organización más. Es decir, no nos hemos quedado fuera en las dos ocasiones que se han convocado manifestaciones y, además, en el Ayuntamiento se consiguió que hubiera una comisión especial para el seguimiento de los problemas que la plataforma planteaba y en esa comisión también están las asociaciones vecinales. Nosotros teníamos más conocimiento que los miembros de la plataforma en que estas cosas desgraciadamente van lentas y Linares no está para aguantar tanto. Lo que haya que hacer se hará. Lo que no podemos es dejarlo estar. Hay que seguir y ese movimiento tiene que mantenerse y en eso estamos, porque fue lo que nos pasó a nosotros con los estudios universitarios.

-¿Cuál debe ser el papel de los vecinos a la hora de intentar resolver problemas que prácticamente afectan a toda la ciudadanía?

-Cuando los problemas son evidentes como puede ser un mal asfaltado o falta de alumbrado en una calle, cuesta poco trabajo movilizarlos. Cuando los problemas pueden ser incluso más graves como, por ejemplo, el tema de la violencia de género, de la seguridad ciudadana, el desempleo, cuesta más trabajo. En el movimiento vecinal tenemos una asignatura pendiente, eso nos va a pasar factura y es que no hemos terminado de calar en la gente joven. Esto hace que se va envejeciendo plantilla de los voluntarios que hay en las asociaciones vecinales.

Ahora mismo tenemos bastante gente en las asociaciones de vecinos, muchos son mayores aunque algunas asociaciones que rompen esa regla como pueda ser la de Santa Ana y Las Américas. También es verdad que las actividades que a la gente joven les gustaría hacer, al tener los espacios que tenemos, chocan con lo que quieren hacer los mayores. Nos pasó lo mismo con las mujeres pero al final se consiguió engancharlas. Había mujeres en todos los barrios pero lo que hicimos fue buscar a varias mujeres que fueran la cara de lo que debería ser el movimiento vecinal femenino como María José, Mercedes, Nani y todas las que hay ahora. Esto lo llevamos por todas las asociaciones y se consiguió que en todas hubiese mujeres en las juntas directivas y, al mismo tiempo, de todas las asociaciones vecinales hay una representación de mujeres aquí en la asociación que incluso se 'independizaron' y se llaman 'Mujeres Vecinales', pero no deja de ser la sección de Mujer de la Federación Himilce.

-¿Considera que la ciudadanía en general conoce la labor que realizan los colectivos vecinales?

-La gente mayor sí nos conoce. Ha habido algunos errores: gente que ha creído que la asociación era el Ayuntamiento de su barrio y pensando que llevando el problema en cuestión a la asociación, este se lo tenía que arreglar. Nosotros lo que hacemos es que lo trasladamos al Ayuntamiento y lo machacamos un día y otro día para que se arregle. La asociación es la intermediaria y el rol que tiene es coordinar la acción de todos los vecinos y llevarla de forma conjunta a la administración competente. La Federación lo que hace es coordinar a 16 de las 17 asociaciones de vecinos que hay en Linares.

Ahora los problemas que hay en algunos barrios son los relacionados con la venta de droga o la seguridad ciudadana. Yo estoy en el movimiento vecinal porque creo que tengo una obligación para con mis vecinos porque por la educación que mis padres consiguieron darme creo que a lo mejor tengo más posibilidades que otros y eso lo pongo al servicio de todos los que están a mi alrededor y eso es lo fundamental. El 'leit motiv' de mi vida es estar en esto mientras pueda. Estuve antes en asociaciones de padres, en comunidades cristianas y luego en una asociación de vecinos hasta que llegué a la Federación.

Retos

-¿Qué retos debe asumir ahora la Federación Himilce teniendo en cuenta la situación de desempleo que vive Linares?

-Hemos sido, incluso, hasta 'oficina de empleo' por decirlo de una manera porque tuvimos contratadas a dos personas amparados en planes de empleo de la Junta de Andalucía. 'Mujeres Vecinales' ha conseguido colocar a mucha gente gracias a sus contactos y porque se han movido mucho y tienen un currículum que es digno de mencionar. Seguiremos trabajando en las comisiones municipales y en las juntas locales en el Ayuntamiento.

Y no podemos olvidarnos de reivindicar. Es decir, la situación de Linares la consideramos nosotros desde hace mucho tiempo insostenible. De hecho, hay mucha gente que termina yéndose de Linares. Cuando cerró Santana, los trabajadores consiguieron firmar unos acuerdos que han posibilitado que tengan su prejubilación, con lo cual han seguido entrando en muchos hogares el mismo dinero que entraba antes. Pero cuando esta gente vaya falleciendo, esto se notará. El reto es que cuando llegue ese momento, aquí ya se haya intentado montar otro tejido industrial y se está trabajando en ello.

Apoyamos cualquier iniciativa tanto de la Cámara de Comercio como de otro sitio, pero siempre con la intención: apoyar toda innovación y progreso para Linares. Y ya se está viendo. Algunas empresas que han nacido aquí ya tienen eco internacional. Ahora hay más empleos cualificados, hay 300 ingenieros trabajando y eso que ahora se nos antoja poco, pero ese es un embrión que posiblemente nos lleve a restaurar ese tejido industrial que necesite Linares.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos