Doble cita conmemorativa para la Cofradía de la Vera Cruz sobre sus orígenes

Imagen de archivo./ENRIQUE
Imagen de archivo. / ENRIQUE

La hermandad del Martes Santo inaugura la Cruz del Humilladero y ubica en su capilla de la parroquia de San Agustín una imagen del Cristo de la Sangre

JUAN JOSÉ GARCÍA

La Hermandad de la Vera Cruz celebra este fin de semana dos acontecimientos destacados que suponen un encuentro con la historia y los orígenes de la cofradía del Martes Santo. En primer lugar, esta tarde, a partir de las 13:30 horas, se llevará a cabo el acto de inauguración de la Cruz del Humilladero en los jardines de la Estación de Madrid. Se trata de un símbolo por el cual se pretende recordar la existencia, hace ya varios siglos, de la antigua Ermita del Humilladero, un lugar de culto que se alzaba en dicho lugar de la por entonces villa de Linares.

Hasta ese pequeño templo ya desaparecido acudían los hermanos de la Venerable Orden Tercera, que fundaron la Hermandad de la Vera Cruz al amparo de la Orden Franciscana. Antes de dar comienzo a las procesiones de disciplinantes, se inició como primer acto de devoción y piedad popular el rezo del viacrucis que, después de recorrer cuatro lugares sagrados, llegaba a la Ermita del Humilladero, quinto lugar sagrado, en recuerdo de las cinco llagas de Cristo. Esta manifestación pública y externa que llevaron a cabo aquellos hermanos de la Vera Cruz, vivida en las calles y con los fieles de la villa en el rezo del viacrucis de forma itinerante y portando al Santísimo Cristo de la Sangre, se considera el principio de las manifestaciones pasionistas en la ciudad y el origen de la Semana Santa linarense.

Así las cosas, la Hermandad concibió hace ya diez años, como parte de los actos de la conmemoración del CDL Aniversario de la Aprobación de las Primeras Constituciones de la misma, un proyecto de conmemoración de sus orígenes a través de la instalación de la Cruz del Humilladero en la Estación de Madrid, para lo cual ha contado con la colaboración del Ayuntamiento entre otras personas implicadas en la iniciativa. Finalmente, gracias al trabajo de la cofradía, la idea planteada se convierte en una realidad.

De otro lado, mañana, a partir de las 13:00 horas, se procederá a la bendición y ubicación en la capilla de la cofradía, situada en la Parroquia de San Agustín, de la imagen del Santísimo Cristo de la Sangre. Se trata de un Crucificado del siglo XIX que ha sido donado por un hermano y permitirá recuperar la devoción de aquel viacrucis que se celebraba hasta la histórica Ermita del Humilladero. Además de la mencionada talla, se instalará un retablo compuesto para acogerlo junto a los patronos de Linares, San Sebastián y San Agustín. Esta iniciativa forma parte del CDLXXV Aniversario de la hechura del Santísimo Cristo de la Sangre.

Temas

Linares