Una despedida feliz y con sabor a fiesta

Sobre estas líneas y en la página siguiente, detalles de la fiesta de despedida en la que participaron los niños saharauis y sus familias de acogida./ENRIQUE
Sobre estas líneas y en la página siguiente, detalles de la fiesta de despedida en la que participaron los niños saharauis y sus familias de acogida. / ENRIQUE

'Vacaciones en Paz' se salda con éxito y culmina con una celebración previa al regreso al Sáhara

JUAN JOSÉ GARCÍA SOLANOLINARES

La llegada del mes de septiembre trae consigo que los pequeños saharauis que han pasado unas 'vacaciones en paz' en tierras linarenses, durante los dos últimos meses, tengan que decir adiós a la ciudad y volver a sus lugares de origen (los campamentos de refugiados de Tinduf) con sus respectivas familias. Esto provocó que tanto los menores como sus familias de acogida tuvieran que despedirse, a finales de agosto, entre lágrimas, recuerdos y muchísima emoción. Pero como no todo podía ser lamento, la Asociación de Amigos del Sáhara Libre celebró, de forma previa a la finalización de la estancia veraniega de los niños y niñas, una gran fiesta de convivencia que tuvo lugar en el colegio Santa Teresa Doctora, sede del mencionado colectivo.

Se trató de un acontecimiento multitudinario en el que se dieron cita los saharauis y los vecinos de la ciudad que les han abierto las puertas de sus respectivos hogares en esta edición del programa estival de acogida 'Vacaciones en Paz'. La diversión se dejó notar en cada rincón, así como la música y el baile, el deporte, la alegría, las risas y, por supuesto, las ganas de jugar y pasarlo bien. La experiencia resultó muy gratificante, al igual que también lo fue la permanencia de los pequeños tanto en Linares como en otros rincones de la provincia jienense. No en vano, si por algo destaca este proyecto es porque los menores que viajan hasta España no solo reciben cariño y un trato exquisito, sino también una atención médica adecuada para garantizar su correcto desarrollo y un estado óptimo de salud.

Así las cosas, el 'Vacaciones en Paz' de este año 2018 supuso que más de setenta niños y niñas saharauis se reencontraran con sus familias de acogida, aunque para algunos resultó nuevo. Con respecto al ejercicio anterior se ha podido contar con un número mayor de familias procedentes de varios municipios, siendo doce de Linares. Gracias al esfuerzo de la Asociación Amigos del Sáhara Libre, también se incrementó el número de niños con discapacidad que participaron en la acogida, 9 en esta edición, a quienes se les brindó la oportunidad de disfrutar de unas vacaciones diferentes. Durante los dos meses que han permanecido en suelo linarense, los saharauis participaron en un amplio abanico de actividades lúdicas y de convivencia, así como en la recepción que les brindaron instituciones locales y provinciales. Muchos de ellos se dieron sus baños en la piscina o en la playa, fueron de excursión a la sierra o visitaron la Feria.

Temas

Linares

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos