Desolación en el Miércoles Santo linarense

Tras el anunció de la suspensión del desfile procesional, la tristeza se reflejó en las caras de los cofrades./ENRIQUE
Tras el anunció de la suspensión del desfile procesional, la tristeza se reflejó en las caras de los cofrades. / ENRIQUE

El anuncio de no salir a la calle se dio a conocer por la cofradía varios minutos después de las siete y media, que era la hora de inicio de la procesión

JUAN JOSÉ GARCÍALinares

Lamento en el seno de la Hermandad de las Siete Palabras, Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Nuestra Señora de la Consolación y Santa María Magdalena. La popularmente conocida como Cofradía de los Estudiantes decidió ser prudente y no tentar a la suerte, ya que las previsiones meteorológicas para la tarde y la noche del Miércoles Santo en la ciudad eran bastante desfavorables. Todos los indicios apuntaban a que llovería en Linares y, conforme se acercaban las 19:30 horas, empezaban a caer algunas gotas que traían el peor presagio.

Tras la correspondiente reunión mantenida por la junta de gobierno de la hermandad para analizar la situación, los dirigentes de 'Los Estudiantes' daban a conocer la triste noticia de que no saldrían a procesionar. La estación de penitencia de las Siete Palabras fue cancelada y se decidió abrir de par en par el portón de las dependencias parroquiales de San José para que la ciudadanía acompañara, aunque fuese de otra manera, al Cristo de la Buena Muerte y su Madre de la Consolación.

Lágrimas de tristeza, impotencia y desolación entre hermanos y devotos, que solo pudieron conformarse con rezar a su sagrados titulares sin llegar a procesionar, permaneciendo en el 'cocherón' de la calle Santa María Rosa Molas. Lo que sí se mantuvo, pese a no realizarse el recorrido penitencial, fue el tradicional y simbólico acto estudiantil, que este año contó con la lectura de un manifiesto a cargo de representantes del Colegio San Agustín.

Al cierre de esta edición, la población linarense permanecía atenta a lo que ocurriera con el tiempo, ya que a las once de la noche del Miércoles Santo estaba prevista la salida del Vía Crucis de la Juventud por la zona más céntrica del casco urbano.