Los aparcamientos de Hogarsur echan el cierre y sus empleados se quedan sin trabajo desde hoy

El aparcamiento subterráneo de Santa Margarita está precintado y luce un cartel de cerrado./ENRIQUE
El aparcamiento subterráneo de Santa Margarita está precintado y luce un cartel de cerrado. / ENRIQUE

La administración concursal decreta el cese de actividad tras concluir el proceso de liquidación de la empresa adjudicataria

JUAN JOSÉ GARCÍALinares

Los aparcamientos públicos de las plazas de Santa Margarita y San Juan Bosco, que eran gestionados por la empresa Hogarsur, han echado el cierre y, al menos por el momento, dejarán de prestar sus servicios de estacionamiento a los conductores linarenses. Este cese de actividad trae consigo otra consecuencia aún más negativa: la pérdida de su empleo, desde hoy, por parte de los casi diez trabajadores que estaban contratados para atender ambas instalaciones. Así, según pudo saber IDEAL, los operarios están citados por la Administración concursal a primera hora de esta mañana para recibir sus correspondientes cartas de despido.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Cádiz ha sido el encargado de llevar todo el proceso correspondiente al concurso de acreedores en el que estaba inmersa la empresa Hogarsur desde los últimos años. No en vano, debido a la liquidación patrimonial de la misma, los administradores concedieron un periodo de prórroga hasta que otra compañía asumiera la adjudicación del servicio. Mientras tanto, los empleados conservaron sus puestos. Sin embargo, tras consumarse el plazo temporal establecido, y debido a que no se ha abierto ningún proceso de licitación para buscar 'sustituta', la gestión de los dos aparcamientos recae ahora sobre el Ayuntamiento.

Precisamente, trabajadores afectados mostraron su malestar ante este periódico porque el Consistorio «no ha sido capaz de ofrecer una solución» a su situación de incertidumbre laboral. Según relataron, la «única alternativa» dada a los empleados fue que constituyeran una cooperativa para así poder hacerse cargo de los aparcamientos y mantener sus puestos de trabajo. Esta medida no agradó a la totalidad de la plantilla, por lo que no salió adelante, aunque las mismas fuentes aseguran que el parking de Santa Margarita sí podría ser 'rescatado' por sus propios empleados, no siendo así en el caso del de San Agustín.

Impotencia

La sensación de impotencia es evidente entre la plantilla, ya que el Ayuntamiento les transmitió el compromiso de que sus puestos de trabajo serían subrogados por la nueva empresa que se pusiera al frente del servicio de estacionamiento. El problema se ha agravado por la no llegada de ninguna compañía y la finalización del plazo de espera por parte de la administración concursal. «Siempre hemos buscado seguir en el puesto de trabajo y nos han dicho que no nos preocupáramos. Sin embargo, ahora nos encontramos con que nos despiden porque, llegado el momento, no hay empresa nueva que se quede con los aparcamientos», manifestaron.

El proceso de liquidación de la empresa Hogarsur ha sido largo y, de momento, no encuentra una solución para sus antiguos empleados. Han pasado ya dieciocho meses desde que el Ayuntamiento de Linares aprobara, en un pleno ordinario, rescindir el contrato del servicio de aparcamientos a Hogarsur como consecuencia de su situación de concurso de acreedores. En aquella sesión de finales de marzo de 2017 se especificaba que Hogarsur estaría obligada a seguir prestando el servicio hasta que el Consistorio linarense lo sacase a concurso público y lo adjudicase a una nueva empresa, algo que no se ha producido aún.

Resolución

Al parecer, la Administración local estaba atada de pies y manos al respecto, según afirmó el por entonces concejal de Economía y Hacienda, Luis Moya, ya que hasta que no se produjera la resolución judicial sobre Hogarsur no se podría hacer nada por parte del Ayuntamiento. La previsión que se tenía en marzo era que la adjudicación del servicio de aparcamiento a una nueva empresa no tardaría menos de 8 o 10 meses porque habría que estudiar las ofertas que se recibieran.

Los trabajadores, por su parte, pedían en ese momento que se conservaran sus puestos de trabajo cuando fuese otra compañía la que cogiera las riendas del servicio, pero el desenlace ha resultado ser bien distinto del deseado. En todo este tiempo, sus condiciones laborales no se han visto mermadas, hasta hoy. Por ello, confían en que desde el nuevo equipo de Gobierno se pongan manos a la obra, a la mayor brevedad, para saber qué ocurrirá con su futuro laboral y el de los parking.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos