El ansiado reto de poder alzarse con la 'L'

Sobre estas líneas, algunos de los alumnos que aprobaron su examen práctico de conducir, además de las sesiones teóricas en Autoescuela Quique's Car. /ENRIQUE Y CEDIDAS
Sobre estas líneas, algunos de los alumnos que aprobaron su examen práctico de conducir, además de las sesiones teóricas en Autoescuela Quique's Car. / ENRIQUE Y CEDIDAS

Muchos jóvenes, la mayoría de 18 a 25 años, aprovechan el verano para obtener el carné de conducir

JUAN JOSÉ GARCIA SOLANOLINARES

El verano dice adiós en el calendario y, con él, los periodos vacacionales. La época estival suele ser sinónimo de tiempo libre y, precisamente por ello, es la temporada más idónea para aprovecharla al máximo y hacer todo aquello que quizá pueda costar más realizar durante el resto del año. Siguiendo esta línea, han sido muy numerosos los vecinos de Linares que se han decantado por incluir, en su particular 'planning' veraniego, el objetivo de sacarse el carné de conducir. En su mayoría, han sido jóvenes, especialmente entre los 18 y los 25 años, los que más han acudido a las autoescuelas, durante estos últimos tres meses, para apuntarse y poder comenzar cuanto antes las clases teóricas.

Y es que para los estudiantes, sobre todo, el verano es el mejor momento para prepararse las pruebas, ya que la flexibilidad horaria les permite no solo estudiar, sino acudir también con cierta regularidad a los centros de formación vial para poder hacer los test que les servirán como aprendizaje y 'ensayo' antes del examen teórico oficial de la DGT. «Los alumnos que han utilizado el verano para obtener el carné ha sido gente joven después de terminar los estudios y alguno que otro ha empleado sus vacaciones del trabajo para lo mismo», señalan desde Autoescuela Alinsa.

Precisamente, el factor tiempo es lo que más determina a una persona a tomar la decisión de sacarse el carné, ya que la obtención de la licencia no se logra de la noche a la mañana y existe el riesgo de poder demorarse cuando hay estudios o trabajo de por medio. «Desde que se produjo la huelga de examinadores se han cambiado los días de exámenes prácticos y muchas veces se producen excesos de cupo. Por eso la gente que estudia fuera lo que busca es sacarse el carné antes de tener que irse porque, de lo contrario, no saben cuándo podrán retomarlo», dicen desde Autoescuela Cisneros.

La huelga de examinadores del año anterior pasó una elevada factura al sector de la formación vial, aunque la situación parece que se va encauzando poco a poco con el paso del tiempo. Con respecto a los exámenes en sí, sobre todo el práctico, el alumnado de las autoescuelas cree que cada vez son más duros, de ahí que resulten muy temidos, máxime cuando los nervios juegan una mala pasada. Pese a todo, lo importante es contar con una buena preparación que dé plenas garantías a la hora de realizar las pruebas. En este sentido, las autoescuelas tratan de adaptarse a las necesidades de los futuros conductores y les ofertan modalidades intensivas y clases prácticas acordes a la disponibilidad de los usuarios. Todo ello con el objetivo de que la tan anhelada 'L' sea el premio al esfuerzo realizado.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos