Linares no quiere perder el tren en 2017

Linares no quiere perder el tren en 2017

La supervivencia del ferrocarril, el Plan de Innovación Empresarial o las puertas que abre Cástulo deben estar en la agenda de este año

JÉSSICA SOTOLINARES

Comienza un año que viene cargado de oportunidades para la ciudad. Hay varios proyectos sobre la mesa que deberían consolidarse o por fin materializarse para empezar a transformar un nuevo Linares que cierre una etapa, pero que también esté dispuesto a emprender otra más próspera.

Uno de los principales asuntos en este año que arranca será la finalización de las obras del ramal ferroviario de Vadollano, que permitirá que el tren vuelva a llegar a Linares. En concreto, lo hará hasta el Parque Empresairal de Santana y no transportará viajeros, sino mercancías. Las obras se esperan que concluyan en mayo y esta nueva infraestructura podría ser el revulsivo para la llegada de empresas que cubran los huecos que dejaron la mítica Santana y sus empresas auxiliares. Precisamente, en 2017 podría llegar la tan esperada cesión de los activos de Santana al Ayuntamiento de Linares por parte de la Junta de Andalucía, accionista mayoritaria. Junto a los agentes sociales el Consistorio linarense podría decidir el futuro del Parque Empresarial de Santana que antaño fue el principal núcleo industrial de la provincia.

Conexiones ferroviarias

Volviendo a las comunicaciones, Linares no quiere perder el tren. O mejor dicho, no quiere que en la Estación Linares-Baeza sigan disminuyendo las relaciones ferroviarias. Un mal compartido con otras estaciones de la provincia y con Granada y Almería. La creación de una Plataforma en Defensa del Ferrocarril y de una mesa del ferrocarril de Jaén podrían lograr la supervivencia de este medio de transporte.

Pero no solo de Industria puede y debe vivir Linares. De hecho, la ciudad quiere ser pionera en innovación y acoger cuantas iniciativas empresariales lleven por bandera las últimas tecnologías. Palabras como 'startup', 'networking', 'coworking' o impresión en 4D, entre otras, tienen que estar en el vocabulario de las nuevas empresas que decidan instalarse en Linares.

Para que la ciudad minera sea atractiva para ellas, el Ayuntamiento de Linares, junto a la Cámara de Comercio, pusieron en marcha el pasado año el Plan de Innovación Empresarial que tendrá vigencia hasta el año 2019. A la celebración del I Campus del Conocimiento, que tuvo lugar el pasado mes de mayo, le seguirán otras iniciativas encaminadas a fomentar el emprendimiento con empresas de base tecnológica y la colaboración entre compañías para crear nuevos e innovadores productos y servicios.

Ocupación empresarial

El 2017también debería ser el año en el que despunten otras instalaciones que, anunciadas a bombo y platillo, no dieron apenas titulares el pasado año. Hablamos de la incubadora de empresas de base tecnológica, ubicada en el entorno del Campus Científico y Tecnológico, y del vivero de empresas que la Universidad de Jaén abrió en el edificio departamental del Campus linarense. Todo ello sin olvidar que aún carece de actividad empresarial alguna el vivero de empresas compuesto por 16 naves en el Polígono de los Rubiales. Se inauguró el pasado mes de marzo y fue impulsado por la Fundación Incyde y el Ayuntamiento de Linares, con la colaboración de la Cámara de Comercio de Linares y la Diputación de Jaén.

La Escuela Politécnica Superior de Linares también tiene y debe jugar un papel determinante en ese nuevo horizonte que Linares atisba con optimismo. La formación universitaria (Grados y másteres) debe ser complementaria con el mapa empresarial que se dibujaba en el Campus Científico y Tecnológico y con el que se estrecharía la relación alumno-empresa desde que el estudiantes comenzase su formación en la EPSL. Tiempo al tiempo.

Nuevas oportunidades

En la idea de diversificar la economía de la ciudad también son protagonistas otros lugares. En primer término, Cástulo. El yacimiento arqueológico que tantas alegrías ha dado a la ciudad en los últimos años, necesita financiación para que se siga poniendo en valor y descubriendo poco a poco. Será uno de los asuntos que tenga que cerrarse en la próxima mesa de coordinación que se prevé que se ponga en marcha en este mes con representantes de la Junta de Andalucía, la Universidad de Jaén, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Linares.

La singularidad de Cástulo y el hecho de contar con 'joyas' como el Mosaico de los Amores bien merecen un esfuerzo, como el que realizan los cientos de voluntarios que ayudan a descubrirlo, para que sea aún más conocido y visitado.

De otro lado, no se puede olvidar lo que queda del pasado más esplendoroso que ha tenido Linares. Las minas también reclaman su sitio. La conservación de los restos mineros, la accesibilidad y su promoción deben ser objetivos prioritarios que estén en la agenda de este año. Solo así se podrá afrontar con garantía la carrera hacia la nominación por parte de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad del distrito minero Linares-La Carolina. El último Congreso Internacional de la Minería, al que asistieron 300 expertos el pasado mes de septiembre, puso de manifiesto que hay interés por conocer el pasado minero de la comarca de Linares.

Por último, el programa 'Linares Progresa', procedente de fondos europeos (Plan DUSI) arrancará este año con la ejecución de lo que queda de la Avenida del Pisar que permitirá conectar el Parque Mariana Pineda con Cantarranas, pero este proyecto se extenderá hasta el 2020.