No hubo imprudencia de los conductores en el accidente mortal de Córdoba

El lugar del accidente. /
El lugar del accidente.

En el siniestro, que tuvo lugar en Montoro, fallecieron dos personas, entre ellas un linarense

EUROPA PRESScórdoba

Las primeras pesquisas realizadas sobre el accidente de tráfico con la colisión del autobús contra un camión, en la que fallecieron dos varones, en la madrugada de este domingo en la autovía A-4 a la altura de Montoro (Córdoba), apuntan a que "no hay imprudencia" de los dos conductores implicados, tanto el del camión como el del autobús, que falleció.

Según informan desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), "los datos aportados por el momento al juez --basados únicamente en las primeras observaciones de la Guardia Civil-- no aprecian imprudencia alguna en ninguno de los dos conductores implicados".

MÁS INFORMACIÓN

Asimismo, señalan que "los informes provisionales de la autopsia son en este momento muy generales y no hablan de alcohol en la sangre". Cabe destacar que el conductor del camión dio negativo en el control de alcoholemia realizado tras el siniestro, en el que resultaron heridas 49 personas.

Al respecto, dos hombres de los heridos tras la colisión permanecen ingresados muy graves en el Hospital Reina Sofía de la capital cordobesa, según informan desde la Delegación de Salud de la Junta en Córdoba.

Así, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) se encuentran tres pacientes, dos hombres y una mujer de entre 46 y 76 años de edad. Concretamente, los dos varones "continúan sin cambios, su situación es estable y el pronóstico sigue siendo muy grave", mientras que la mujer "evoluciona favorablemente y ha salido de peligro".

Por otra parte, el paciente de 47 años hospitalizado en planta de Traumatología "evoluciona favorablemente", según detallan las mismas fuentes, que señalan que el Hospital Reina Sofía ha atendido este domingo como consecuencia de este accidente a 41 adultos de entre 25 y 70 años, 37 de los cuales han recibido el alta a lo largo de la jornada.

Además, en el hospital permanecieron seis niños de entre 18 meses y once años hasta que sus padres fueron dados de alta, de forma que los menores no han necesitado atención médica. Igualmente, otros tres afectados de carácter leve fueron evacuados al Hospital del Alto Guadalquivir de Andújar (Jaén).

Los hechos

Según informó el Servicio de Coordinación de Emergencias 112 Andalucía, fue minutos antes de las 3,00 horas de la madrugada del domingo cuando recibió una primera llamada de un particular que alertaba de un camión averiado en el kilómetro 361 de la A-4, en sentido Madrid.

Instantes después, nuevos avisos al teléfono de emergencias de la Junta de Andalucía informaron de la colisión de un autobús de pasajeros contra el mencionado vehículo. Según la prensa provincial, el conductor del camión estaba señalizando el lugar y "la avería del camión podía estar relacionada con el sistema de alumbrado".

En este sentido, se dio aviso a la Guardia Civil de Tráfico, Bomberos de Montoro, así como a la Policía Local, al servicio de mantenimiento de carreteras y a los servicios sanitarios de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES).

Los efectivos de emergencias se desplazaron inmediatamente hasta el lugar de los hechos. La Guardia Civil de Tráfico señalizó la zona, cortó la carretera en el kilómetro afectado y habilitó un desvío alternativo por la vía de servicio. Los efectivos sanitarios, por su parte, confirmaron el fallecimiento del conductor del autobús siniestrado, natural de Madrid, y otro conductor que viajaba con él, natural de Linares (Jaén), y procedieron a la atención de los afectados.

Tras recibir el aviso, el centro coordinador de urgencias y emergencias envió al lugar del accidente un equipo de emergencias sanitarias 061, tres Unidades de Cuidados Críticos de Montoro, el Carpio y Adamuz y dos ambulancias de la red de transporte urgente, según informó el 061 en otro comunicado.

Camión averiado

El tráfico de la carretera recuperó la normalidad después de que los vehículos fueran retirados del lugar y la Guardia Civil desviase la circulación temporalmente por una vía de servicio aledaña, según apuntaron a Europa Press fuentes de la Benemérita, que se ha hecho cargo de la investigación de este siniestro, que, según han explicado, se ha registrado después de que el camión quedase averiado, ocupando el arcén y parte del carril derecho de la A-4.

De esta manera, no dio tiempo a que el camión señalizase su parada en la autovía antes de que el autobús colisionara con él, según apuntan desde la Guardia Civil, que precisa que los dos fallecidos viajaban en el autobús, que realizó una parada minutos antes en Pedro Abad (Córdoba), y que se le ha realizado el control de alcoholemia al conductor del camión y ha dado negativo.

Cabe señalar que el autobús accidentado cubría la línea Algeciras (Cádiz)-Madrid y en el pasaje viajaban personas de hasta nueve nacionalidades. Concretamente, 31 viajeros de origen marroquí, 16 españoles, dos de Singapur, un colombiano, un ecuatoriano, un mauritano, un estadounidense, un rumano y un ciudadano de Costa de Marfil.