El Ayuntamiento paraliza la tala de varios eucaliptos en el residencial La Cruz

Varios ejemplares de eucaliptos se han visto afectados por la tala realizada sin licencia./
Varios ejemplares de eucaliptos se han visto afectados por la tala realizada sin licencia.

La ordenanza municipal obliga a la obtención de una licencia de cara a realizar la tala o poda de cualquier árbol situado en propiedad privada

IRENE TÉLLEZ

De la noche a la mañana, cerca de una decena de eucaliptos con varias décadas de vida en sus raíces, desaparecían de una parcela situada dentro del residencial de La Cruz. La tala de los diferentes ejemplares despertaba las críticas de algunos vecinos de la zona, así como de los agentes de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que trasladaron la desaparición de los eucaliptos al Ayuntamiento de Linares, desde donde se han paralizado las actuaciones.

Según señala el concejal de Ordenación Territorial y Medio Ambiente de Linares, Joaquín Gómez Mena, tras localizar al propietario de los terrenos en los que se estaba produciendo la tala, se paralizaron las tareas «de forma inmediata» al incumplir con la ordenanza municipal sobre arbolado urbano y zonas ajardinadas. «Los agentes de Medio Ambiente nos trasladaron el problema que existía, dado que al ser terreno urbano es competencia municipal. El propietario ha señalado que había realizado la tala de cara al cumplimiento a la ordenanza de limpieza de solares, pero es una actuación que no se puede enmarcar en dicha normativa porque está dirigida a sensibilizar a la ciudadanía sobre la limpieza de matorrales y matojos para evitar posibles incendios y foco de insalubridad», puntualiza el concejal de Medio Ambiente.

En concreto, según la ordenanza municipal sobre actuaciones en el arbolado urbano, tanto la tala de ejemplares como la realización de transplantes, reducciones de copa y desmoches en árboles particulares situados en propiedades privadas necesitan de la preceptiva licencia municipal. «La concesión de una licencia para tala, transplante, desmoche o reducción de copa vendrá justificada por circunstancias excepcionales tales como: daños graves sobre las edificaciones; riesgos de caída; especie no apta para su situación; estado fitosanitario; otras causas que puedan afectar gravemente a los propietarios», recoge la ordenanza.

Por ello, una vez paralizada la tala, los servicios de Jardinería del Consistorio linarense deberán evaluar el estado de los ejemplares de eucalipto que aún se conservan en pie y, a partir de este momento, otorgar la licencia pertinente «en caso de que así proceda» para continuar con la actuación. «Las actas levantadas por la Policía Local se están analizando y ahora deberá de realizarse una evaluación de los daños y la posibilidad de que se dé la licencia oportuna. De no estar justificada, se abrirá un expediente sancionador», recuerda el concejal, quien recuerda que, habitualmente, cuando se produce una tala de un árbol por una causa justificada, desde el Ayuntamiento se insta al propietario de los terrenos a la plantación de otros dos ejemplares en otro espacio con el fin de no producir una merma en la masa verde urbana.

De hecho, según recoge la ordenanza, la concesión de una licencia de tala estará condicionada a la posterior plantación de un número de árboles equivalentes a la masa vegetal perdida, que determinará el Servicio Técnico correspondiente, y dentro de la misma zona donde se encontraba el árbol talado. En el caso de no ser posible por la falta de espacio físico, es el Servicio de Parques y Jardines el que indique la cantidad y la zona dónde deberán ser plantados. Asimismo se indican las calidades mínimas exigibles de los nuevos plantones, y las especies recomendables, teniendo prioridad las autóctonas y mediterráneas.