Largas colas pese al mal tiempo y lluvia de claveles para El Abuelo