Unos veinte mil vecinos de El Condado, sin agua potable en sus casas por estar contaminada

Vecinos de Navas de San Juan se abastecen de agua potable en un camión cisterna en una imagen de archivo de 2014./J. A. GARCÍA-MÁRQUEZ
Vecinos de Navas de San Juan se abastecen de agua potable en un camión cisterna en una imagen de archivo de 2014. / J. A. GARCÍA-MÁRQUEZ

Vuelven los cortes a trece núcleos urbanos por el alto nivel de sustancias perjudiciales aunque la solución definitiva «ya está en marcha» con una obra de diez millones de euros

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

Prohibido beber (o cocinar con agua) del grifo en gran parte de El Condado. Cerca de 20.000 vecinos de la comarca están desde ayer sin suministro potable en sus hogares. Otra vez más. La Junta de Andalucía declaró «no apta para el consumo humano» el agua de trece núcleos de población tras detectarse una concentración superior a los límites permitidos de trihalometanos (THMs). Esta declaración significa que no puede ingerirse ni usarse para la elaboración de alimentos, aunque sí para higiene personal y limpieza doméstica.

Desde la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales se instó a la entidad gestora de la estación de tratamiento del agua en estas localidades a la puesta en marcha de medidas correctoras para que los niveles de potabilidad vuelvan a la normalidad, habiéndose comenzado ya las medidas «para recuperar la normalidad lo antes posible». Pero no hay fecha para ello. Quedan varias jornadas de trabajo.

Los ayuntamientos afectados comenzaron a informar de ello con bandos municipales y otros canales, como las redes sociales. Las entidades gestoras del agua se está realizando «un seguimiento continuo de la eficacia de las medidas correctoras para restablecer la normalidad».

El problema viene de muy lejos y ya ha provocado que más de un verano y casi de forma recurrente los habitantes de El Condado se vean privados de agua en sus hogares. Una conducción de agua de más de 50 años, de los sesenta, de unos 50 km, deja a menudo «secos» a varios pueblos de una comarca que padece además serias carencias con el suministro eléctrico. A principios de este milenio, el problema de las tuberías del Condado era un tema viejo. Hartos, en 2014 vecinos entregaron un manifiesto exigiendo una «completa renovación de toda la red de alta del Condado, ante el temor de que las renovaciones parciales en curso agudicen los problemas de los tramos de tuberías que no se ha proyectado renovar y las interrupciones de suministro sigan repitiéndose». El problema de la contaminación además está en el pantano del Dañador (que a su vez recibe agua del Guadalmena) y en la estación depuradora de la red en alta gestionada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), donde los técnicos de la Delegación Territorial y del Distrito Sanitario han realizado toma de muestras del agua y las analíticas correspondientes que han permitido detectar la presencia de esta sustancia «por encima de los límites establecidos».

10 millones para solucionarlo

Técnicos de la CHG trabajaban ayer en las actuaciones de urgencia que está realizando el organismo de la cuenca para solucionar los problemas surgidos desde la pasada semana en la red de suministro de agua de la comarca del Condado, que han terminado por aconsejar la prohibición para el consumo humano.

Tras una reunión con responsables en Jaén de la CHG, la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, señaló que «desde el primer momento este organismo ha estado trabajando para reducir los índices de cloro residual y de trihalometanos, causantes de la contaminación del agua, así como en el lavado de filtros y la limpieza de los tramos de la conducción afectados».

De cara a las próximas jornadas se van a completar los trabajos de limpieza del tramo situado entre el depósito de carga de la tubería y banderín, actuación ésta que se llevó a cabo ayer mismo, y que seguirá en los próximos días en tramos sucesivos. Además, se procederá a la recuperación de los niveles de los depósitos municipales y se seguirá con la toma de muestras para conocer los niveles de calidad del agua y «garantizar el suministro en todo momento».

La solución definitiva llegará una vez que se lleven a cabo las obras de sustitución de los elementos en cabecera de la red en alta, «actuación prevista y anunciada desde 2016, pero que no se llevó a cabo por el anterior gobierno». Este proyecto, con un importe de 10 millones de euros, ya está en marcha, incluso con su redacción supervisada, estando pendiente de la aprobación técnica y prevista su próxima salida a información pública. Además, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 contemplan una partida específica para estas obras bajo el epígrafe de Activa Jaén, al igual que lo recogían los dos anteriores ejercicios de los PGE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos