Una tromba de agua convierte las principales vías de la capital en 'ríos'

Calle Millán de Priego inundada tras la tromba de agua de la tarde de ayer en Jaén. / IDEAL

El cielo descarga con fuerza dejando casas y comercios anegados, coches 'varados' y una veintena de incidencias en la provincia

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

Al filo de las siete el servicio Emergencias 112 Andalucía recibió la llamada de un conductor angustiado desde Jaén: estaba atrapado. En la ronda Marroquíes Bajos su vehículo se había quedado parado en una balsa de agua y no podía salir de allí. Los bomberos acudieron al rescate, con final feliz. Fue una de la veintena de incidencias que se registraron en la tarde de ayer en la provincia de Jaén, la mayoría en la capital. El cielo descargó con fuerza, el alcantarillado no hizo su trabajo y las principales vías de Jaén mutaron en 'ríos'. Como consecuencia, bajos, sótanos y garajes, anegados, alcantarillas que no absorbían el agua, ramas caídas y locales comerciales cerrados e inundados.

El 112 gestionó, entre las 15:00 y las 19:00 horas, una veintena de incidencias relacionadas con la lluvia y las tormentas en la provincia, «sin constancia de daños personales». La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había activado el aviso amarillo por lluvias y tormentas desde las 15:00 hasta las 24:00 horas en la Sierra de Cazorla y Segura y en la capital jienense. De hecho, Jaén lideró el ránking de provincias en las que más llovió de todo el país en las primeras horas de la tarde, según la Aemet, con 23 litros por metro cuadrado recogidos en poco más de una hora. Ya al filo de la noche era la segunda, con más de 30, tras Montalbán en Teruel. La estación meteorológica del departamento de Física de la Universidad de Jaén (UJA), registró 42,6 litros por metro cuadrado hasta las diez de la noche.

El grueso de los avisos se produjo en la capital, en zonas como la Avenida de Andalucía, sobre todo a la altura del número 9 donde se anegaron cocheras, en la Avenida de Granada donde hubo además caída de ramas, en la Avenida de Barcelona, la Carretera de Madrid, el Paseo de la Estación donde un párking se anegó, la calle Nueva, Millán de Priego o el Parque Periurbano de Santa Catalina, entre otros puntos. La subida al Castillo se convirtió en un río y el pabellón de la Salobreja se inundó por las goteras, obligando al Jaén Paraíso Interior FS a trasladar su sesión de entrenamiento, suspendidos los de otros equipos. Una alcantarilla desbordó también en esa zona.

Las llamadas de ciudadanos al 112 fueron, en su mayoría, por anegaciones de bajos, sótanos, garajes, alcantarillas que no absorbían el agua, ramas caídas y locales comerciales anegados, como en el caso de una cafetería en la calle Eduardo García Maroto. Además del de Marroquíes Bajos la Policía Local también auxilió a varios coches más con dificultades. La tromba puso sobre la mesa la necesidad una limpieza a fondo y desatranque de tragonas y alcantarillado.

En la provincia las incidencias fueron muy puntuales: en Torredelcampo, en el kilómetro 7 de la A-311 se registró agua y barro en la calzada; lo mismo ocurrió en La Iruela, en el kilómetro 17 de la A-319; mientras que en Villanueva del Arzobispo, un ciudadano alertaba al Teléfono Único de Emergencias para informar de que entraba agua en su vivienda, en la calle Ramón y Cajal. En Guarromán, en la A-4 en el kilómetro 277 sentido Córdoba también hubo balsas de agua. La antigua N-IV también se anegó. Guardia Civil, bomberos, Policía Local y mantenimiento de la vía se vieron obligados a actuar en estas incidencias para evitar males mayores.

El olivar, sin daños aparentes

Tras las últimas granizadas cada vez que el cielo descarga se mira con cierto recelo desde el campo jienense. Desde las asociaciones agrarias, no obstante, a falta de un análisis pormenorizado hoy, se confiaba ayer en que no hubiera consecuencias serias en el fruto. «Ha llovido mucho en Jaén, Villanueva del Arzobispo, Fuente del Rey, Torredonjimeno, Torredelcampo, Valdepeñas, Mancha Real o Torres, pero más lluvia fuerte que granizo. 15 o 20 litros al olivar le vienen estupendamente. Ya tanto no. El beneficio es muy limitado, al contrario, arrastra la cubierta y perjudica más que otra cosa», aseguró Juan Luis Ávila, secretario general de COAG-Jaén.

De la misma forma se expresó Cristóbal Cano, de UPA Jaén, que espera daños en los caminos agrícolas pero no en la aceituna, «en un momento clave, en el de engorde y en la lipogénesis, cuando crea la grasa, el aceite. Es importante que llueva, no basta solo con lo que llovió en primavera. Si es así podemos tener una muy buena cosecha».

 

Fotos

Vídeos