Tras la nueva protesta en Deán Mazas, los concentrados intentarán parar hoy las obras

Concentración de ayer en Deán Mazas, junto a los bancos de piedra y parterres desmontados. /LIÉBANA
Concentración de ayer en Deán Mazas, junto a los bancos de piedra y parterres desmontados. / LIÉBANA

Los trabajos siguieron ayer por tercer día con el desmontaje de los bancos de piedra antiguos y la eliminación de arbustos y pequeños árboles

JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Nueva concentración de protesta en el corazón de la plaza y de las obras. Convocada a través del grupo de Facebook 'Acción Conjunta por el Patrimonio de Jaén', que tiene más de 8.000 seguidores, a las ocho de la tarde se congregó un centenar de personas junto a la denominada 'valla de las lamentaciones', donde quienes se oponen a la remodelación de la plaza Deán Mazas han colgado pósit con mensajes alusivos, dibujos hechos por niños o una imagen de la plaza defendida por superhéroes de cómic, a lo que ayer sumaron lazos negros de luto.

'La ciudad no necesita esta reforma, 'Concejal de veladores, da la cara', 'No se puede gobernar contra la gente', 'Es nuestro patrimonio, no dilapidéis el dinero' o 'Escuchad al pueblo', son algunos de los mensajes. O 'No más veladores', 'Alcalde, dimite', 'Los barrios agonizan, llevad el dinero allí', 'No a la destrucción de muchos años de historia', 'Esta no es una de las prioridades', 'La ciudad está asquerosa, utilizad bien el dinero', 'Jaén dice no', 'Terrazas 1, patrimonio 0' o '¿Y el paseo marítimo, para cuándo?'.

Aunque el mensaje más repetido fue el 'grito de guerra' de esta protesta: '¡Esta plaza, no se toca!'. Con él volvieron a entrar en el interior ayer y comprobaron los montones hechos por la mañana de ramas, arbustos y trozos de la pequeña verja que rodeaba los cuatro parterres. Y algún árbol caído, no de los más grandes, como un aligustre derribado junto a las dos máquinas retroexcavadoras, mientras que otros medianos, como los naranjos, tenían un punto pintado en el tronco como posible salvoconducto hacia la salvación.

También en el suelo de la plaza estaban los bancos antiguos de piedra del centro, desmontados los asientos de los pies, con cortes en algún caso hechos por sierra radial, y cada trozo numerado, confirmando que hay intención de recolocarlos.

Pasar la noche

Alicia Herrera, del citado colectivo, propuso una acampada y pasar la noche de ayer en la plaza, con el fin de tratar de impedir de forma pacífica la reanudación de las obras esta mañana, «sin oponer resistencia», dijo, para pedir que «por lo menos mantengan gran parte de la vegetación». «Es evidente - añadió - que la plaza es susceptible de mejoras, hay baldosas rotas y demás, y tampoco nos oponemos a que no se haga nada, pero con una intervención menos agresiva y costosa, aparte de arreglar la calle Cronista Cazabán, que todo el mundo coincide en que debe arreglarse».

Y criticó la falta de información municipal sobre el proyecto, al igual que lo hizo Miguel Karames, que leyó las preguntas del colectivo: «¿Por qué no se muestra el informe favorable de la Delegación de Cultura? ¿Se ha hecho la memoria preceptiva de intervención histórico-artística y etnológica que debía acompañar al proyecto? ¿Falta algún documento? ¿Por qué tanto silencio de las administraciones del PP y del PSOE?»

«La única de parar este proyecto es estando aquí», dijo al final del acto José Chica, miembro también de Acción Conjunta por el Patrimonio.

 

Fotos

Vídeos