La tragona en la que cayó un hombre en San Vicente de Paúl, pendiente de reparación

Tragona precintada para evitar nuevas caídas en San Vicente de Paúl. / I.
Tragona precintada para evitar nuevas caídas en San Vicente de Paúl. / I.

La Policía Local ha precintado la zona y ha colocado conos de aviso y vallas de protección para evitar nuevas caídas

J. M. L. JAÉN.

La tragona transversal que atraviesa la Carretera de Circunvalación a la altura del barrio de San Vicente de Paúl, en donde esta semana un hombre de 40 años cayó dentro hasta casi la cintura, está pendiente de su reparación por parte del Área Municipal de Mantenimiento Urbano. Mientras tanto, y para evitar nuevos accidentes, el Ayuntamiento ha acordonado la misma.

Juan Torres, presidente de la asociación de vecinos de San Vicente de Paúl, informó que el accidente tuvo lugar pasadas las diez de la noche cuando el hombre se desplazó en su vehículo al barrio como otras veces para cuidar a su madre, acompañado de su esposa. Este dejó el vehículo en el aparcamiento habilitado no hace muchos años junto a la Carretera de Circunvalación, cerca del depósito del agua potable de Parroquias, que está en buenas condiciones y tiene alumbrado, aunque el propio de un aparcamiento así. El hombre no vio que faltaban cinco tramos de la reja que cubre la alcantarilla y cayó dentro.

Posible robo

El presidente vecinal está convencido de que la reja fue robada para utilizarla en alguna propiedad particular, «sin pensar en el daño que podía ocasionar». La tragona que recoge el agua de lluvia tiene en sus bordes unas pestañas que sirven de sujeción de la tapa. De ahí que las heridas en las piernas fueran importante aunque el accidentado no se rompiera ningún hueso, pero sí con abundantes erosiones en la piel y magulladuras. De hecho, el hombre ha presentado denuncia en la Policía Local, junto con el parte de lesiones, y ha puesto el asunto en manos de su abogado, según indicó Torres.

La Policía Local ha precintado la zona y ha colocado conos de aviso y vallas de protección para evitar nuevas caídas, a la espera de que el Ayuntamiento reponga en los próximos días las rejas que faltan.

El presidente vecinal lamenta el daño que ocasionan hechos así y que tuviera lugar en un aparcamiento nuevo que quedó «muy bien».