Tráfico por el cambio del acceso al parking de la Constitución

Tráfico por el cambio del acceso al parking de la Constitución

Ayer varios trabajadores indicaron a los conductores cuándo podían entrar, mientras estos esperaban en fila, con el consecuente atasco

Laura Velasco
LAURA VELASCO

Los cambios suelen traer pequeñas (o grandes) dosis de caos. También en el terreno de las infraestructuras, carreteras y derivados. Algo así ha ocurrido hoy, aunque a pequeña escala, en el centro de la capital, con la modificación temporal del acceso al aparcamiento subterráneo de la plaza de la Constitución, que ha comenzado a las 7:30 horas. La causa del cambio son las obras que se ejecutan en la calle Roldán y Marín, e implica que aquellos conductores que quieran hacer uso del parking, que permanecerá en servicio en todo momento, deberán tomar la calle Rastro en sentido ascendente para girar a la derecha en Virgen de la Capilla, y entrar al aparcamiento por la actual salida que ahora ha pasado a hacer el servicio de entrada y salida del aparcamiento.

Este ha sido el tema del día en el centro. En las inmediaciones del parking, en los semáforos en rojo, en las puertas de las tiendas. Y es que muchos estaban al tanto de la medida, pero a algunos despistados les ha pillado de sorpresa.

Según la información aportada por la Concejalía de Seguridad Ciudadana y Tráfico del Ayuntamiento de Jaén, la calle Rastro ha cambiado de sentido y vuelve a ser ascendente durante el tiempo que dure esta fase de las obras, que se estima puede ser de unas tres semanas.

Giro a derecha e izquierda

De esta forma se habilita el giro a derecha e izquierda en el final del Paseo de la Estación, justo antes de llegar a Roldán y Marín. A la izquierda para poder ir hacia calle Rastro y continuar en sentido descendente hacia la Avenida de Madrid o enfilar la entrada al aparcamiento subterráneo. Y a la derecha para circular hacia calle Madre Soledad Torres Acosta.

Desde el Ayuntamiento aseguraron que las modificaciones serán adecuadamente advertidas con señales y habrá presencia de agentes de la Policía Local para velar por el buen funcionamiento del tráfico y para informar a los conductores de las dudas que tengan. Así, se establece que en las horas de intenso tráfico (de 10.30 a 13.30 horas y de 18 a 21 horas), dicho servicio estará regulado por personal.

Ayer varios trabajadores han indicado hoy a los conductores cuándo podían entrar al aparcamiento, mientras estos esperaban en fila, con el consecuente atasco. En los momentos en los que los operarios no estén, cuando la densidad del tráfico sea menor, se colocará un semáforo portátil para regular la entrada y salida de los vehículos.

Esta medida es provisional y no se prolongará más allá de tres semanas, por petición expresa del Gobierno local a la empresa que ejecuta las obras, por lo que si se cumplen los plazos, la vuelta a la normalidad coincidirá, días arriba o abajo con la vuelta a los colegios y con la vuelta a la normalidad de la ciudad, después de las vacaciones de verano.

El concejal de Seguridad Ciudadana y Tráfico, Miguel Castro agradeció de antemano la colaboración ciudadana y pide disculpas por las posibles molestias.