Ira, ternura y piedad en la Catedral